martes, 12 de marzo de 2013

TARTA DE FRESAS DE CAKES PARA TI


¡ Que ya llega la primavera ! ¡ Y lo vamos a celebrar con una tarta de fresas !

Tengo que confesar que a mí no me gustan mucho las fresas, porque para alguien como yo (golosa, golosa) las fresas, pues, como que están un poco insípidas por sí solas. Las fresa con nata, pues, uy... tampoco me dicen mucho.



A mí como me gustan es... ¡¡¡ con leche condensada !!!



Ya, ya sé, muchos odiáis la leche condensada, que si es muy empalagosa, que si tiene mucho azúcar... ya, ya, pero yo quiero hacer una tarta que esté rellena con fresas y leche condensada. Así que, me puse manos a la obra y a mezclar ingredientes, hasta que me salió esta tarta.

Al principio tenía miedo por si no me salía algo comestible, pero sí, sí que lo es (uf, menos mal).
Ya sé, ya sé, algunos pensaréis que tiene que ser una tarta super-calórica, empalagosa. Nada, nada que ver. Es esponjosa y con mucho sabor a fresa (¡oh! pero si he dicho que la fresa es bastante insípida). Bueno, pues si sois golosos-golosos, y os parece demasiado light esta tarta, siempre podéis cambiar el azúcar moreno por el blanco que endulza más, pero que sepáis que esta tarta entra suave, suave.

INGREDIENTES: 6 personas  DIFICULTAD : Fácil

-200 g de azúcar moreno
-180 g de mantequilla
-4 huevos L
-200 g de fresas ya troceadas
-ralladura de 1 naranja
-250 g de harina con levadura incorporada
-1/2 cucharilla de levadura en polvo (si vais a usar harina normal utilizar 1 cucharilla y 1/2 de   levadura)
-una pizca de sal
Relleno:
-200 g de fresas
-2 cucharadas soperas de leche condensada
Decoración: (opcional)
-400 ml de nata para montar
-100 g de azúcar glas (o normal)
-3 cucharadas de licuado de fresas

1. Poner en un bol el azúcar moreno y la mantequilla. Mezclar hasta que quede un compuesto liso
    (podéis usar la batidora).

2. Separar las yemas de las claras. Reservar éstas últimas en la nevera. Añadir las yemas a la mezcla
    de azúcar y mantequilla. Batir enérgicamente hasta que queden completamente integradas.
3. Precalentar el horno a 180 grados C. Poner las fresas ya troceadas en el vaso de la batidora y
    triturar. No uséis la licuadora para este paso.
4. Incorporar las fresas trituradas a la mezcla anterior.
5. Lavar bien una naranja y rayar su cáscara en el interior del bol. Mezclar.
6. Una vez compramos esta harina por equivocación en Mercadona, pero fue un acierto, porque los
    bizcochos quedan muy esponjosos con ella, ya que lleva incorporada la levadura.
7. Mezclar la harina con 1/2 cucharilla de levadura en polvo. Acordaros de aumentar la dosis de
    levadura si usáis harina normal.
8. Tamizar la harina encima del compuesto e ir mezclando poco a poco.
9. Sacar las claras de la nevera y añadir una pizca de sal. Montar firmemente las claras con la
    batidora.
10. Incorporar poco a poco las claras a la mezcla con movimientos suaves y envolventes para que las
      claras no se bajen.
11. Poner la mezcla en el molde deseado. Yo he usado este de 18 cm de diámetro de silicona. Si el
      vuestro no es de este material, es mejor engrasar bien antes de verter la mezcla.
12. Hornear 40 min. Si vuestro horno es de aire poner el calor sólo abajo y cuando lleve 30 min. en el
      horno, poner el calor arriba y abajo. Pinchar con un palillo largo para comprobar que está. Dejar
      enfriar. Con un cuchillo de sierra cortar por la mitad.
13. En un bol poner las fresas cortadas y troceadas en trozos pequeños. Añadir 2 cucharadas soperas
      de leche condensada y mezclar.
14. Rellenar el bizcocho con la mezcla de fresas y leche condensada. Poner una capa generosa.

Decoración: (opcional)
1. Poner la nata, el bol donde se vaya a batir, y las varillas de la batidora, la noche anterior en la
    nevera. Cuanto más frío esté todo, mejor montará.
2. Batir la nata hasta que tenga una consistencia cremosa y entonces ir añadiendo el azúcar
    (preferiblemente azúcar glas) poco a poco. Ir batiendo. Añadir 3 cucharadas de fresas  trituradas
    ( podéis reservar 3 cucharadas del triturado utilizado en la elaboración del bizcocho). Batir
    firmemente.
3. Cubrir con una capa de nata todo el pastel.
4. Poner el resto de la nata montada en una manga pastelera con una boquilla plana.
5. Empezar a cubrir el bizcocho dibujando garabatos por toda la superficie. Conservar la tarta en la
    nevera. Os quedará jugosa varios días.
  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!