miércoles, 9 de mayo de 2018

ROSQUILLAS DE SANTA CLARA


Las rosquillas de Santa Clara son unas rosquillas típicas para las fiestas de San Isidro, muy común, sobre todo en Madrid. Aunque las suelen vender todo el año y una vez que las he probado, he descubierto, que en más sitios las hacen, pues cuando las saboreas, es un sabor reconocible, aunque no sepa ni donde ni cuando, pero ese sabor tan característico me ha sido de lo más conocido.





Una vez las hice, busqué en Internet otras rosquillas de Santa Clara, y las recetas que encontré, sólo coinciden en que lleva los mismos ingredientes, pero las cantidades son muy distintas. Estas que he hecho llevan mantequilla, y el resto aceite, todas llevan los huevos enteros, y las mías sólo yemas. 


Pero es que quería ceñirme a esta receta que os muestro, y el resultado ha sido estupendo, pues han quedado perfectas de sabor y la masa perfectamente manejable, no ha habido que añadir ni quitar ningún gramo de los ingredientes.



Me encanta visitar ferias del libro antiguo y de segunda mano, y ahí encontré esta joya, una revista de mayo de 1934, una revista muy famosa en su tiempo y que no todo el mundo podía comprar. Menage era una revista catalana, pero que se vendía en todo el país, de cocina "moderna". Es muy curioso ver los anuncios de las primeras neveras que no eran como la nevera que años después conocimos. Toda ella es muy curiosa. Esta es la portada, que está un pelín deteriorada, pero el interior está impecable.


Su nombre original fue Menage y nació durante la república, después, en la época de la dictadura, se le cambió el nombre a Menaje, y siguió siendo muy vendida durante varias décadas.


INGREDIENTES: 27 rosquillas  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 45 min  REPOSO: 40 min  COCCIÓN: 12 min

-6 yemas de huevo
-1 huevo
-100 gr de azúcar
-100 gr de mantequilla
-1 copita de anís (50 ml)
-400 gr de harina
-1 cucharadita de levadura en polvo (5 gr)
Para el glaseado:
-200 gr de azúcar glas
-unas gotas de zumo de limón
-1/2 clara de huevo

1. Poner en un bol las yemas, el huevo entero y el azúcar. Batir hasta que la preparación quede blanquecina. 



2. Incorporar la mantequilla derretida en el microondas y la copita de anís. Mezclar. 



3. Añadir la levadura junto con la harina e ir añadiendo poco a poco a la mezcla anterior, mientras vamos integrando para que quede una masa fina y sin grumos. 


4. Enharinar una superficie de trabajo, amasar un poco la masa. Formar cordones de masa de un dedo de grosos y cortar en tiras de 15 cm de largo. 


5. Formar rosquillas e ir depositando en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Colocar separadas entre si y dejar reposar durante 40 minutos. 



6. Hornear en horno precalentado con calor arriba y abajo a 180º C durante 12 minutos más o menos, hasta que estén ligeramente doradas. Dejar enfriar en una rejilla. 



7. Hacer la glasa: Tamizar el azúcar glas, añadir unas gotas de zumo de limón y un poco de clara de huevo. Mezclar bien. Si el glaseado está demasiado duro, añadir un poco más de clara hasta que tengamos la consistencia deseada. 



8. Bañar las rosquillas sólo por una cara en el glaseado y volver a poner en la bandeja del horno. Hornear 5 minutos, lo justo para que se seque el glaseado pero que no se doren. A 50º C sobraría, además, aprovecharemos que el horno aún está caliente del horneado de las rosquillas. 



NOTA: volver a dejar secar en una rejilla. 
Una vez frías, retirar el exceso de glasa que se haya quedado por los lados o por el centro de las rosquillas. 
Se conservan muy bien dentro de una lata hermética durante varios días. 



32 comentarios:

  1. Mmmm... Isabel, qué ricas deben estar, además con ese glaseado de limón (aunque confieso que no soy mucho de glaseado) pero en este caso le debe dar un toque muy especial y toda la gracia a las rosquillas. Estoy deseando hacer alguna receta de rosquillas para el blog y estas tuyas son originales, pues a parte de bonitas y sencillas (lo parecen, tras haber leído la receta) me parecen dignas de estar en un blog, pues es una receta antigua... fíjate de 1934 era la edición de tu revista, qué bueno!!

    Eso de coleccionar revistas y libros de cocina antiguos es una costumbre preciosa que, gracias a las personas que como tú, lo hacéis me parece muy original y loable, pues ahí está un poco de nuestra historia y de cómo ha ido evolucionando la cocina... Actualmente, a nosotras estas rosquillas nos puede parecer cosa de abuelas... pero en aquella época, editar la receta en una revista de prestigio como ésta... sería toda una novedad. ¡Qué bueno que encontraras la revista y que nos premies con esta receta tan rica! Te felicito.

    Por cierto, las fotos, como siempre... me invitan a sentarme contigo a charlar y tomarnos un café de media tarde. Besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Pilar!! No solo me gusta coleccionar libros o revistas de recetas antiguas, me gusta otros tipos como comics, libros infantiles, libros de texto antiguos...en fin, porque tengo un poco de conocimiento, sino tendría mi casa llena de trastos, ja, ja.
      Me alegra que te haya gustado la receta, tenía curiosidad de prepararla tal cual, y me ha gustado el resultado. Besitos y gracias Pilar.

      Eliminar
  2. Isabel con estas rosquillas me pasa una cosa curiosa. Cuando cada año las veo en los blogs por esta fecha tengo la sensación de que las he probado en alguna ocasión (igual en esta vida o en otra) aunque te puedo asegurar que no las he hecho en casa ni tampoco nadie a quien conozca.

    Me encanta la presentación de las que compartes con nosotras. No podían ser más bonitas ni haber elegido una ambientación mejor. A mí al menos me parecen unas fotos preciosas.

    La revista es muy curiosa, creo que nunca he tenido ninguna entre manos, pero sí había algunas revistas antiguas (sobre todo de labores) en casa de mi abuela y me fascinaban los anuncios y la forma de redactar. Es más, alguna quizá rescaté y estará rodando en casa de mis padres.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Cuca!! Pues la misma sensación tenía yo antes de probarlas, pero cuando las probé, ya si que me dije que estas rosquillas las había probado ya antes, pero realmente no recuerdo el cuando. Mi profesor de filosofía del instituto, te diría que el recuerdo que tenemos no es real, que el marco del cuadro es el mismo, pero cuadro en si es distinto, por esos pensamos que hay cosas que las hemos vivido dos veces iguales, pero no, ja, ja.
      Muchísimas gracias por lo de las fotos, me quedaron un poco oscuras para mi gusto, pero ya sabes, no siempre tenemos buena luz para hacer fotos. Esto de tener que ser redactoras, cocineras, fotógrafas...¡¡uf!!, ja, ja. Besitos.

      Eliminar
  3. Me encantan tus rosquillas, bueno tuyas o de la santa Clara, como quieras. Se ven livianas con esa glasa cubriéndolas como manto de virgen...pura delicia. En otra cosa que coincidimos, en lo de andar por los mercados de "antigüo" y las librerías de viejo. En mi casa seguro que disfrutarías un montón con la cantidad de cosas, libros, revistas y demás cachivaches y achiperres que he ido recogiendo por medio planeta. No sé si el tal Diógenes será pariente mío, pero creo que tengo mucho de él, todo me sirve y a todo le encuentro un "paraqué". En tu revista me hace muchísima gracia que a la par de las rosquillas de Santa Clara, pongan el anuncio de un matarratas...Millones de besos y me guardo las rosquillas que mi hermana es muy rosquillera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sonsoles!! Pues ya te digo que disfrutaría pero de verdad en tu casa. ¡¡Me encanta todas las cosas antiguas y que huelen a viejo!! Yo le veo utilidad también a todo. Noto que cada vez Diógenes también es familia mía, ja, ja. Porque mi marido me frena y mucho, sino.... Besitos.

      Eliminar
    2. Por cierto, a mi también me ha llamado la atención lo del matarratas, ja, ja. Con los anuncios tan chulos que tiene la revista justo en esta página estaba el peor, pero seguro que efectivo, je, je.

      Eliminar
  4. Querida Isabel con que dulzuras nos agasajas cada semana, no solo lo haces bonito sino que como hoy nos ilustras con una joya bibliográfica, porque para mí también lo es, me gusta de toda la vida visitar las ferias de libro antiguo, en Sevilla es a finales de Noviembre hasta el 8 de Diciembre y la del libro nuevo y de ocasión, es exactamente ahora y dura hasta este domingo.
    Hace un par de años que no puedo echarme una escapada, pero cuando lo hacía venía siempre caravana con pequeños tesoros que llenan las baldas de mi biblioteca. Esta revista es del año que nació mi madre, 84 años, ahí es nada.
    Seguro que las recetas son más fiables que muchos de los libros modernos o incluso programas de cocina, por no decir de algún que otro blog (sin señalar a nadie, ni tirar piedras sobre nuestro propio tejado) dejan mucho que desear.
    No así es tu receta, que solo ver tus rosquillas dan ganas de probarlas, además con la garantía que tu blog es cien por cien fiable, las recetas tuyas que he probado salen perfectas, doy Fe, jajaja.
    Gracias por este riquísimo regalo que tan generosamente nos haces cada semana.
    Besos preciosa, hasta el domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Concha!! En Valencia la feria del libro antiguo y de ocasión es en marzo, y casualmente para fallas, antes era en abril, y me coincidía con semana santa, pero hace un tiempo la cambiaron, y siempre voy. Ahora busco ya más cosas concretas, pero al principio, me traía también muchas cosas. Reconozco que cada vez el espacio es más limitado y me porto mejor, pero por mí, ¡¡me lo traía todo, ja, ja!!
      Estoy contigo, creo que eran más fiables las recetas de antes, no les importaba la estética, pues la mayoría eran sin fotos. Ahora, les importa más que la foto sea estupenda aunque la receta no valga un pimiento. Esta revista, a pesar de lo antigua que es, también tiene muchas fotos en el interior y algunas en color, una joya de verdad. Besitos.

      Eliminar
  5. No se si me gustan más las rosquillas o la revista de 1934, sin duda para mi también sería una joya, pero además de su valor histórico, tiene recetas exquisitas como la de hoy y nada difíciles por lo que puedo observar. Yo no creo haber probado estas rosquillas nunca y bien que me pesa porque se ven deliciosas, aunque espero hacerlas en algún momento y no quedarme con las ganas. En tu página, como siempre, brillan con luz propia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Isabel, te diré que no soy nada de glaseado, ni de merengues, etc... pero eso ya lo sabes. A la inversa está "mi monstruo de las galletas" Jijiji que contrariamente a mis gustos, se le van los ojos detrás de lo más dulce del mundo mundial. Por eso, voy a tomar buena cuenta de estas rosquillas porque estoy segura que si las hago, no durarán mucho en el taper.
    Qué Chuli la revista que encontraste en el mercadillo, y qué bien que no tuvieras que rectificar ingredientes.
    Desde luego te quedaron fabulosas. Yo las probaría y seguro que también me gustarían incluso con glaseado.
    Un achuchón.
    Besitos
    Sil

    ResponderEliminar
  7. Hola Isabel!! Pues para los que somos de Madrid estas rosquillas son toda una tradición, cuando vas a por ellas puedes comprar las "tontas" (sin glaseado) y las "listas" (con ese glaseado tan rico), además, como bien dices es verdad que no son sólo de Madrid y las hacen en muchos sitios más con ese sabor tan característico.
    Me llevo una para comerla e la pradera de San Isidro ;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel!!
    que maravilla de rosquillas, no las conocía, aquí tenemos el convento de las monjitas de Santa Clara que el año pasado cerro porque solo quedaban dos monjitas, no se si allí se hacían dulces, lo que si se que las chicas a punto de casarse una semana antes de la boda le llevaban a las monjas una docena de huevos para que el día de la boda no lloviera, el caso es que últimamente como eran tan pocas tuvieron que dejar de recoger los huevos, parece ser que los llevaban a los comedores donde dan de comer a los pobres, creo que una parte el resto se los quedarían.
    Estas rosquillas igual ellas las hacían, yo desde luego no tengo conocimiento, se que bordaban muy bien. Te han quedado preciosas y ricas estarán mucho, ya lo creo.
    Por las recetas de cocina siento pasión, menos mal que vivo en una casa y hay más sitio, de lo contrario tendríamos que quedar nosotros fuera jaja.....Bess

    ResponderEliminar
  9. Hola Isabel, que ricas rosquillas, y que maravilloso libro!! Yo conservo dos libros de mi padre, que era cocinero, pero lo cierto es que no he puesto en práctica ninguna de las recetas.
    Una maravilla esta receta , me ha encantado la pinta y la guardaré para probarla
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya descubrimiento que has hecho con esa revista!
    A mi también me encanta recorrer las casetas de libros antiguos, una vez me encontré con un libro de texto que había estudiado en su día, lo he comprado y lo guardo como un tesoro.
    Ahora son las doce de la noche, hora estupenda para tomarse un "resopón" antes de irse a la cama, yo preferiría una rica rosquilla de las tuyas que beberme un vaso de leche o un zumo.
    ¡Buenísimas tienen que estar!
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. Hola Isabel! Después de leerte no tengo la mínima duda de que si un día me animo ha prepararlas... la haré con tu receta. .. (que ya hace tiempo que le tengo ganas) que suerte poder encontrar revistas asi... me encantaría saber donde las podría localizar en mi ciudad porque como bien dices son joyas... Vamos.. no dudaría en hacer las recetas que me encontrará (lo cual sería un peligro para mi michelín jajaaa) Me guardo la receta! Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Isabel! Menuda joya encontraste en esa feria de libros! Me encantan los libros antiguos de cocina, en ellos hay tesoros de recetas, son las recetas originales de toda la vida y son de fiar 100%. Mi madre tiene libros así pero no tan antiguos como este tuyo, son de cuando ella se casó y con los aparatos regalaban libros que valían la pena, no como ahora que pruebas una receta y el resultado es un desastre jaja! Aún los conserva y son las biblias de mis padres a la hora de cocinar, me encanta hojearlos cuando tengo la ocasión! Dicho esto, creo que tus rosquillas son perfectas solo por el hecho de haberlas hecho en el horno, solo por eso lo agradezco un montón porque fritas no me van tanto! Se ven deliciosas y este glaseado les dará un toque dulzón que te invitará a repetir con más de una jeje! Bueno con lo golosa que soy seguro que me como una buena tanda de un tirón! Tu receta queda bien apuntada porque pienso probar en hacerlas! Un besote muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  13. Vaya Isabel! pues gracias a esa reliquia de revista has encontrado entonces la receta perfecta de estas rosquillas, no se bien si son las que he comido alguna vez pero recuerdo perfectamente aquel sabor que tenia anís, posiblemente sean estas.
    Se ven riquísimas de buena gana me llevaba un par de ellas.
    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Buenas tardes Isa! Antes que nada me cojo unas cuantas para el cortado que me estoy tomando en estos momentos jeje. Ojalá se pudiera meter la mano en la pantalla, nos íbamos a poner buenas.
    Estas rosquilla son una delicia, aquí en alguna pastelerias, las ves de vez en cuando, hace tiempo que no las como, pero al igual que a ti, si es un sabor que te ha gustado, no lo olvidas hasta conseguirlo.
    Esta semana vamos las dos de recuerdos de sabores, aun no la he publicado, no es tan rica como la tuya, pero si es antigua y como bien dices, no fallan.
    Me encantan los libros con vida y con sapiencia de nuestros mayores, esa revista es todo un tesoro y seguro que nos preparas alguna delicia más.
    Un besote tesoro.

    ResponderEliminar
  15. Isabel se ven genial!!
    Estupendo ver tu paso a paso.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  16. Hola Isabel. Otra semana más y llego tarde a tu publicación, creo que ya se está tornando crónico al menos semana sí semana no.
    En alguna ocasión he adquirido algún libro o revista ya antigua. Mi cuñado que es un forofo de libros antiguos ya me ha dado más de un libro especialmente de cocina y yo guardo uno que era de mi madre y al que le tengo especial aprecio.
    Muy curiosa la revista que nos enseñas, son pequeñas joyas que cada vez se ven menos, ahora eso sería impensable. Me ha llamado la atención también que en una revista de cocina aparezca un anuncio de matarratas jj, claro que en aquella época tendría su explicación ya que esos animales debían estar por casi todas partes.
    Tus fotos son el colofón que le falta a la revista para describir lo que se obtiene con la receta, como no podía ser de otra forma.
    Unas fotos maravillosas para unas rosquillas que tienen que saber a gloria. Seguro que a Santa Clara le habrá hecho mucha ilusión ver la obra de arte que has conseguido. Exquisitas.
    Que disfrutes del fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ohh que tesoro Isabel, ese tipo de antigüedades de revistas y sobretodo de recetas me parecen mágicas, tesoros completos para quienes gustamos de repostería y cocina, además me encanta ver la portada, la tipografia, todo...
    Ahora voy con tu receta de rosquillas y te digo que me gustan un montón por ese glaseado de dioses, por qué van al horno y por lo bonitas que quedan, me enamoras siempre con tus recetas. Al verlos rápidamente me recuerdan unas rosquillas que venden en Colombia sobretodo por el glaseado, ahora no recuerdo bien su nombre. Me gustan mucho estas delicias que traes Isabel, te mando un beso y guardada queda

    ResponderEliminar
  18. Madre mía Isabel!
    Pedazo de receta traes hoy, me gustan mucho estas rosquillas y encima qué bonito haber encontrado en ejemplar de la revista "menage". En estas ferias puedes encontrar cosas muy interesantes.
    Mil gracias por compartir la receta!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  19. Genial esta receta Isabel!!! Hay que rescatar recetas tradicionales porque son la base de muchas recetas que conocemos hoy en día, y son fantásticas. En los libros antiguos se pueden encontrar verdaderas maravillas. Besitos!

    ResponderEliminar
  20. Isabel, unas rosquillas de muerte de ricas. Cuando vivía en Madrid siempre las comorabaven Viena capellanes, me has traído muy buenos recuerdos.
    Te han quedado preciosas también las fotografías y con las revista tan bonita. Un lujo encontrarse con esto y que encima se pueda pagar. Muchas veces en los mercadillos o ferias de antiguo se encuentran pequeñas joyas como esta.
    En cuanto pueda haré estas rosquillas con tu receta, of course.

    Muchos besos. (Entré varias veces a ver tu post y no me ha dejado publicar el comentario....a ver si de esta vez se puede publicar)

    ResponderEliminar
  21. Puedo imaginarme su olor y sabor..., y estoy segura de que serían de mis rosquillas favoritas...
    Te han quedado con una pinta espectacular, de buena gana, con el cafelito que tengo al lado, me comía un par.
    Un saludo inmenso!

    ResponderEliminar
  22. son casi las doce de la noche no me puedo dormr y vos me estas esperando con estas rosquitas tan dulces ami lado un vaso de leche fria
    Gracias querida por mimarme asi

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué buena pinta tiene estas rosquillas! Las he anotado porque pienso hacerlas. Tenía ganas de encontrarme con una buena receta de estas rosquillas y ya la tengo. Muchos besos y mil gracias amiga.

    ResponderEliminar
  24. Una verdadera delicia estas rosquillas!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Estas rosquillas son espectaculares, pero todavia lo es más de donde las has sacado. Que gracias esta revista con su recetario!!! Yo también tengo un libro de recetas muy antiguo, de mi abuela que me lo regalo hace muchos años. Lo guardo y conservo, alguna de las recetas clásicas de toda la vida las he sacado de allí. Te han quedado preciosas , al igual que el diseño de tus fotos. besos Isabel.

    ResponderEliminar
  26. Hola Isabel, recetón que nos traes. Te digo que nos las he probado nunca porque no he tenido oportunidad, aunque si que las he visto. Parecen mas que deliciosas y se ven tan bonitas... Muchas gracias por enseñarnos cosas tan buenas, un beso!

    ResponderEliminar
  27. Hola Isabel! a mi me gústarian mas tus rosquillas que las que venden en la feria de san Isidro , en Madrid también hay rosquillas tontas y listas típicas de estos días, a mi no me gustan nada ,pero las tuyas se ven estupendas ,me encanta el glaseado que has puesto
    besitos

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!