miércoles, 25 de febrero de 2015

BIZCOCHITOS DE ARROZ


Hoy en día me entusiasma hornear este tipo de dulces. Dulces típicos de toda la vida que se solían hacer con ingredientes básicos que en casi todas las casa hay. Pero cuando era pequeña, no me gustaban nada, lo reconozco. Para mi, los verdaderos dulces eran los que llevaban chocolate, cosa que casi ningún dulce típico español suele llevar (menos el chocolate a la taza, claro), y es que todo tipo de magdalenas, bollos y sobre todo, todos los dulces fritos rebozados con azúcar, eran algo antiguo que las madres se empeñaban en hacer, una y otra vez, cuando existían bollycaos, foskitos y donuts de compra de lo más tentadores.





Pues sí, aunque parezca mentira, era lo que pensaba. ¡¡Me moría por un bollycao relleno de chocolate!! Pero nunca me lo compraban (tal vez fuera un trauma de la infancia, je, je). La primera vez que probé un donuts, fue con 17 años en el instituto y me lo compré con el dinero que me habían dado para comprarme el bocadillo del almuerzo, que solía ser de tortilla de patata. Pero lo cambié por el donuts. ¡¡Todos alucinaron al ver que era la primera vez que lo probaba!!. Pensé que había subido al séptimo cielo.



Afortunadamente, poco después descubrí la repostería casera (con mucho chocolate), y pronto empecé a apartar la bollería industrial, mientras veía que no había color, entre una magdalena bien horneada, a un donuts refrito de compra.


INGREDIENTES: 6 bizcochos  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 15 min  COCCIÓN: 25 min

-250 g de azúcar
-120 g de mantequilla o margarina derretida
-140 ml de leche
-2 huevos
-2 yemas
-2 ó 3 cucharadas de aguardiente o anís
-la ralladura de un limón
-280 g de harina de arroz
-120 g de harina de maíz (o de trigo si lo deseáis)
-2 cucharaditas de levadura en polvo
-azúcar para espolvorear 

1. Cortar seis tiras de papel de horno y meter en unas flaneras individuales más o menos a la altura de las flaneras. Reservar.


2. En un bol amplio poner el azúcar, la mantequilla derretida previamente unos segundos en el microondas y ya fría, los huevos, las yemas, la leche, el aguardiente o anís y la ralladura del limón. Con ayuda de una batidora con varillas, batir hasta que está todo bien integrado. También lo podéis hacer a mano si lo deseáis.



3. En un bol a parte, poner los dos tipos de harina junto con la levadura y mezclar. Incorporar poco a poco la mezcla de harinas a la de huevos mientras seguimos batiendo con la batidora (o con unas varillas de mano). La masa tiene que quedar blanquecina y muy suave.



4. Precalentar el horno a 170º C. Verter la mezcla en las flaneras preparadas. Llenar 2/3 las flaneras forradas, pues suelen crecer mucho los bizcochitos. Espolvorear con azúcar por encima al gusto. Hornear a 170ºC con calor arriba y abajo 25 min o hasta que estén ligeramente dorados (no hornear en exceso). Sacar del horno, dejar enfriar y sacar de la flanera pero no quitarles el papel de horno.




NOTA: En las flaneras salen unos bizcochos muy grandes, así que podéis usar moldes de magdalenas o cápsulas más pequeñas de magdalenas. Por lo que tenéis que tener en cuenta que el tiempo de cocción será menor y el número de bizcochos será mayor.
El bizcocho resultante es esponjoso pero consistente, por lo que es preferible consumirlo en el mismo día. Al día siguiente será ideal para mojarlo en la leche o el café.
Estos pasteles son aptos para celíacos siempre y cuando busquemos productos sin gluten y usemos maicena en vez de harina de trigo. Si lo van a comer niños, podéis sustituir el aguardiente por las semillas de una vaina de vainilla para aromatizar.








78 comentarios:

  1. Que buenas deben estar estas magdalenas, de eso no tengo la menor duda porque solo con ver el aspecto que presentan apetece comerte unas cuantas, pero tengo que decir que aunque la repostería casera me encanta, los donuts también me siguen gustando. Porque lo cortés no quita lo valiente. Y eres una estupenda fotógrafa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lola!! Tengo que confesarte que de vez en cuando también me como algún donuts o bollycao. Lo mejor, es no mirar la parte de la etiqueta con la información nutricional, que si no, ¡¡me da algo!!, ja, ja. Gracias por lo de las fotos. ¡¡Ya me gustaría ser una buena fotógrafa de verdad!! Besitos.

      Eliminar
  2. Isaaabel! Que mega receta nos has traído hoy. Tengo muchas recetas pendientes por hacer, pero en cuanto tenga una chancita la hago por que la hago y la comparto en el blog. Son una delicia, me encantaron.

    Un abrazo grande, besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Maribel!! Si te gusta el sabor a anís o aguardiente te gustarán. Yo reconozco que a mi me gusta que tenga muy poquito de sabor a alcohol, así que los prefiero para mojarlos en la leche que para comerlos solos. Pero, si te gusta este tipo de sabores, te encantará tal cual. Besitos.

      Eliminar
    2. Me encantaría probarlos con el alcohol, pero como es el tipo de pan que mi hijo devora, lo tendré que sustituir por la vainilla. Con aguardiente para la próxima, jeje.

      Eliminar
    3. Yo no los he probado nunca con la vainilla sola. A mi no me va mucho las recetas con alcohol, para mi gusto le mata mucho el sabor a los bizcochos, y hay muchas recetas antiguas que lo llevan. En algunas se tona poco y me gusta, pero en las que saben mucho, no demasiado. Para los niños, sin duda, fuera el alcohol. Lo que no sé si cambiará mucho sustancialmente el sabor. Besitos.

      Eliminar
  3. Te han quedado Fabulosos, menuda pintaza que tienen, y tu querias bollicao!! no me lo puedo creer!! ale, tu vete a por bollicaos y yo me quedo estos pedazo bizcochitos, me entán cayendo los ojos viendolos, que preciosidad, me encantan, y tengo harina de arroz en casa pero no tengo esos moldecitos tan monos, cachissss!!.....Besss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Esther!! Reconozco que me siguen gustando los bollycaos, pero ahora valoro mucho más toda la repostería casera. Además, es mucho más sana y menos calórica. Los moldes no dejan de ser flaneras de silicona. Si lo tuviera que hacer de nuevo, creo que los haría en moldes para magdalenas, pues los bizcochos me salieron demasiado grandes y ¡¡cualquiera podía con uno!!, ja, ja. Besitos y gracias.

      Eliminar
  4. Hola Isabel!! Qué maravilla de bizcochos!! parece que los puedo oler desde aquí recién horneados, ummmm qué ricos!! estoy totalmente de acuerdo contigo donde esté un buen bizcocho ó magdalena casera que se quite la bollería industrial, aunque es cierto que cuando tenía unos 15 años no valoraba para nada la repostería casera, sino que me hinchaba a bollycaos!!! ahora me doy cuenta de lo confundida que estaba y de las delicias que me perdía!!! me han encantado estos bizcochitos caseros, son una auténtica delicia!! Besotes

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Elena!! ¡¡Te inflabas a bollycaos como yo, ja, ja!! Menos mal que hemos recapacitado un poco y hemos madurado en ese aspecto. Supongo, que el hacer nosotras mismas este tipo de dulces, nos ha hecho valorarlos y apreciar su riqueza. ¡¡Vamos a poner la repostería como asignatura obligada en los colegios, je, je!! Besitos y gracias.

      Eliminar
  5. Hola Isa! A mi también me resulta sorprendente que no probaras un donuts hasta los 17, aunque tu historia me recuerda mucho a mi, nada de bollería industrial ni demasiadas chuches, "que eso no es sano" solía decir mi madre. Y me acostumbré a las comidas y dulces cuanto más caseros mejor. Quizás por eso nos gusta tanto hornear!! Jeje. Y de los bizcochos ni hablamos... que buena pinta!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Noelia!! Es cierto que muchas veces merendaba Nocilla o tabletas de chocolate, pero bollería industrial, ¡¡nada!! ¡¡Bocatas de chorizo y salchichón sobre todo!! Ya ves, mis amigos siempre llevaban algún bollo para el almuerzo, pero yo nunca, mi madre nunca compraba. Pero bueno, una vez los probé, ¡¡ya me los compraba por mí misma, ja, ja!! Menos mal que ahora ya por fin valoro lo tradicional, ¡¡y me está riquísimo!! Besitos y gracias.

      Eliminar
  6. Isabel que preciosidad de fotos, si los bizcochitos están la mitad de ricos que la buena cara que tiene, me anoto la receta, que ya sabes que yo si que los hago seguro.
    Besos guapa!!!
    P.D: Me solidarizo contigo, que yo también fui de la generación del: No te va a gustar!!!ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Concha!! A mi no es que me dijeran que no me iba a gustar, simplemente no compraban. La nocilla también hubo una época que mi madre dejó de comprar, pero tengo que reconocer, que al tener tantos hermanos mayores, cuando ellos se hacían un bocadillo, uno solo ya se echaba un bote entero, así que mi madre por eso decidió no comprar más, y los bocatas pasaron a ser sólo de fiambre. Tiempo después, cuando mis hermanos ya se fueron de casa, la nocilla volvió a casa para mi deleite y el de mi hermana pequeña.
      Respecto a los bizcochitos, no son mis preferidos, no por nada, sino que no me gusta que sepa mucho a alcohol, pero si te gusta el sabor a anís o a aguardiente, te gustarán. Los que lo probaron, les gustó. También son muy denso, por lo que están mejor mojados en la leche o en el café para mi gusto. ¡¡Gracias Concha!! Besitos.

      Eliminar
  7. Buenas tardes Isabel. Las recetas tradicionales son una pasada, pero el detallazo tuyo de ambientar la foto con las llaves y la madera, también. Yo creo que llevamos unos años invadidos por el chocolate; todo tiene que llevar chocolate, sino no interesa. Esto ha hecho mucho daño en la repostería tradicional; los sabores de siempre como la vainilla, el toque de azahar, la canela,... Bueno Isabel, vamos a dejarnos de chácharas y disfrutemos de estos bizcochitos, con una buena taza de café recién hecho. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Emma!! Pues estos bizcochos tienen totalmente el aroma a antaño, y como no podía ser de otra manera, lo he tenido que ambientar así, pues era lo que me inspiraba. ¡¡Me alegro que te hayas fijado en como he orientado las fotos!! Besitos y gracias.

      Eliminar
  8. Tengo que decirte que a mi también me encantan los bollos caseros (ayer mismo hice magdalenas) aunque a un donuts de vez en cuando no puedo resistirme, y mas si es de chocolate :)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Angela!! Tengo que reconocer que yo tampoco puedo resistirme de vez en cuando a un rico y blandito donuts, je, je. Pero a una buena magdalena casera como las tuyas, tampoco. Besitos y gracias.

      Eliminar
  9. Y que niño no ha ansiado un bollycao? Intenta darle un bocado a uno ahora, es incomible!! Y es lo que tiene haber probado lo bueno de verdad que es la repostería casera que hoy en día tiene infinidad de posibilidades y con toda la cantidad de chocolate que quieras, jejeje por suerte!! Estos pastelitos tienen una pinta riquísima de dulce caserito de lo bueno de verdad, son muy fáciles y además geniales para celiacos. Todo un acierto!! Un beso grande cuantomasdulcemejor.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola chicas!! Es cierto que cada vez me gusta menos la repostería industrial, pero reconozco que aún hay alguna que se me resiste, como los kinder bueno que me encantan, ja, ja. Pero bueno, reconozco que cada vez me cuesta menos rechazar este tipo de bollería, sobre todo desde que tengo el blog, que como casi todas las semanas preparo algún dulce casero, ya no tengo ansia por los que venden. ¡¡Me alegro que os haya gustado!! Besitos.

      Eliminar
  10. pues entre un bollycao, un donuts y estos bizcochitos sin ninguna duda me quedo con los bizcochitos!! menuda pinta que tienen! se comen solos! un bocado delicioso ! bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias Viví!! Ahora, afortunadamente, yo también valoro más este tipo de preparaciones a lo industrial. Besitos.

      Eliminar
  11. Hola Isa, eres una artista, me encanta todo lo que haces, ademas de rico lo presentas bonito, ooooole por ti, besoooos

    Masito

    ResponderEliminar
  12. Qué buen aspecto tienen. Nunca he probado la harina de arroz pero imagino que salen unos dulces deliciosos, y desde luego que estos bizcochitos deben de estarlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Alicia!! Yo he utilizado la harina de arroz hace relativamente poco tiempo y sí que se nota que la repostería tiene un sabor distinto. Supongo que es cuestión de gustos, y para los celíacos, desde luego, es casi su única opción. ¡¡Gracias por la visita!! A ver si te animas y pronto nos deleitas con algunas de tus ricas recetas. Besitos.

      Eliminar
  13. Hola Isabel!!! Aluciné con estos bizcochitos :-) :-) :-) te quedaron soñados! esta es una de las recetas que tengo que hacer lo más pronto posible! :-)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Maribel!! Aunque es una receta tradicional, la combinación de ingredientes y los sabores son ligeramente distintos a los que estamos acostumbrados. me alegro que te haya gustado. ¡¡Gracias!! Besitos.

      Eliminar
  14. Hola Isabel que receta más rica y menuda pinta que tienen, yo creo que soy una de las pocas que no le gustan los donuts o bollicaos y prefería cien veces el único bizcocho que hacía mi madre y como lo hacía pocas veces por eso me gustaba tanto,ja,ja,ja, bueno pues me encanta la receta y la pienso probar.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Manoli!! Lo de tu madre está bien, más vale hacer un único bizcocho pero supremo, que no cientos pasables. Y como era el único que hacía, ¡¡seguro que lo bordaba!! Ya ves, ellas tan poco reposteras, y nosotras, ¡¡a tope!! , ja, ja. Besitos.

      Eliminar
  15. Cómo me has recordado a mi madre!!jajajaj!!jamás me compró uno, de ninguna clase! En mi casa siempre había empanadillas, pestiños, bizcochos, flanes , arroz con leche, tarta de galletas.... Un sin fin de cosas que yo ahora sigo haciendo y nunca compro nada industrial. Pero en eso caes con el tiempo, dándote cuenta de que los caseros son mucho mejores.
    Ahora mismo iría por un par de bizcochitos de los que tienes en las fotos, una delicia amiga mía!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Elisa!! Las madres de la vieja escuela, en eso eran más equilibradas que las de ahora con respecto a los bollos de compra. Desafortunadamente, el poco tiempo que tienen las mamás ahora con esos horarios tan locos debido al trabajo, las pobres tienen que echar mano de lo industrial para que sus hijos puedan comer algo dulce. Y es que para cocinar bien, sinceramente se necesita tiempo y no todos disponen de él. Así que mientras pueda, seguiré con mi repostería casera. ¡¡Gracias y besos!!

      Eliminar
  16. Bem, não me lembro com que idade comi um donut mas foi antes doas 17, e eu adorava e adoro bollycao aquele chocolate no interior que bom, fiquei com vontade de comer um!!!
    Mas adoro bolos de arroz, aqui também fazemos caseiros, há muito que compramos as formas próprias e assim ficam tal e qual os das pastelarias.
    Estão tão lindos estes, adoro as imagens, e que perfeitos que estão, uma delicia de bolos.

    beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sandra!! Es cierto, en Portugal son típicos estos bollitos. ¡¡Seguro que los bordáis!! Besitos y gracias por el halago a mis fotos.

      Eliminar
  17. Guapa me encantan tus palabras, mi madre era muy pastelera y nos hacía todo tipo de tartas y bollos y siempre le salia todo divino, por desgracia no me dio tiempo aprender de ella, y ahora intento hacer algún bizcocho pero no me paresco a ella en nada, no me salen como a ella le salian! Me encanta la pinta que tienen tus magdalenas! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Carol!! ¡¡Qué placer poder recordar esos dulces caseros que tu mamá os hacía de pequeños!! La repostería, como casi todo, es cuestión de práctica. A mi, al principio, tampoco me salían unos bizcochos muy perfectos que digamos, pero ahora, ya son menos las cosas que se me resisten. Besitos y gracias.

      Eliminar
    2. Sí debería practicar mas, pero cuando hago algo y no me sale me desánimo un montón! Feliz martes guapa!

      Eliminar
  18. Isabel me pasa exactamente igual que a tí. Creo que ya lo comenté en una entrada de mi blog hace tiempo ¡no podía creer que antes fuese una tragedia griega que nos quisieran hacer merendar o desayunar con un dulce casero y nosotros muriésemos por un bollycao y que ahora la tragedia sea que nos quieran dar un dulce industrial!

    Supongo que con el tiempo sabemos apreciar por nosotros mismos la calidad de lo que comemos y no nos dejamos arrastrar por modas o por comodidad, porque puestos a ser sinceros es más cómodo llenar una bolsa en el súper con bollería industrial que ponerte en casa a repostear ¡de la otra manera no se ensucia nada! aunque te aseguro que nuestro trasero y nuestra barriga notan la diferencia.

    Estos bizcochos de arroz no los conocía pero te aseguro que me llevo la receta y que van a caer más pronto que tarde

    Un millón de gracias por compartirla con nosotros


    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Cuca!! La vida de hoy en día, sin tiempo para nada, nos obliga un poco a comprar bollería industrial si queremos poder comer algo dulce. Y es que para hacer este tipo de repostería o cualquier otra, se necesita tiempo, y desgraciadamente no todo el mundo lo tiene. Es cierto, que nosotras siempre vamos a intentar encontrar un hueco, pues nos encanta hornear. Yo, de momento soy afortunada, pues mi trabajo todavía me da algo de tiempo para poder crear algo dulce. Besitos y gracias.

      Eliminar
  19. La verdad que se ven tan bonitos que da pena comerlos , no conocía esta receta ósea que me la apunto que tienen que estar riquísimas.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una receta antigua, pero que tanto en sabor como en textura, es distinta a las que llevan harina de trigo. Tanto el anís o el aguardiente, como la textura de la harina de arroz están muy presente. ¡¡Me alegro que os haya gustado!! Besitos.

      Eliminar
  20. ¡¡Hola Isabel!! Que gracia lo de tu trauma, que comparto igualmente y del que me desquité más bien tarde, por decirte que fué cuando me fuí a al mili, ahí es ná. Pero mira que tipazos tenemos gracias a aquellas restricciones de bollería, ¿o no?.
    Me han encadilado estos bizcochitos tal como los he visto, preciosos por fuera y con un sabor que no pienso perderme, me encantan.
    Preciosa presentación y un aroma que casi puedo olfatear. ¡¡¡Felicidades!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues tu trauma aún tiene que ser mayor!! ¡¡En la mili, casi ná, je, je!! Ya me doy cuenta que qué sanas eran las madres antes, ¡¡mantenían a raya la bollería industrial!!, como mucho, algo del horno cuando iban a comprar el pan y se acabó. Pues sí, pocos niños eran obesos cuando éramos pequeños, y ahora por desgracia hay muchísimos. Este ritmo de vida loco, nos hace que cada vez menos personas tengan tiempo para la cocina. ¡¡Los horarios laborales van a acabar con la comida casera!! Menos mal que los blogeros aún resistimos y sacamos tiempo de donde sea para seguir cocinando rico. Besitos y gracias.

      Eliminar
  21. Me han encantado esos bizcochitos Isabel, nunca he comprado la harina de arroz y ahora estoy deseando hacerlos, no tardare mucho ya lo veras, parece que los estoy saboreando ya!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Raquel!! Pues las preparaciones con la harina de arroz son de sabor y textura distinta a la harina de trigo. Yo estoy más acostumbrada a la de trigo y la prefiero, pero hay que probar con nuevos sabores. ¡¡Me alegro que te guste!! Besitos.

      Eliminar
  22. Tienen un aspecto para hacer y repetir. Qué ricos!! Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Clara!! ¡¡Muchísimas gracias!! Besitos.

      Eliminar
  23. Hola Isabel!! pero qué bizcochitos tan ricoooos. ¡¡Me encantan!!, La idea de forrarlos en papel de hornear me parece fantástica porque quedan la mar de cucos y encima al ponerlos dentro de flaneras te suben un montón. Muy buena idea.
    Qué me vas a decir a mí de la repostería industrial..., era la fan número 1 de los bollycaos, donuts, foskitos y unos pastelitos de la Candy MA-RA-VI-LLO-SOS..., yo si que era asidua porque aunque no me lo compraban para merendar, ya que llevaba mi bocata hecho de casa, igualmente a la salida del cole pasaba por la tienda y arrasaba con estos pastelitos...Madre mía!! y ahora lo que tú dices, es que no me gustan nada de nada, noto enseguida el aceite industrial y si me como un donut me está repitiendo hasta el día siguiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sil!! ¡¡Con lo que me gustaban a mi los dibujos de Candy!! Pero el pastelito nunca lo vi. Bueno, en esa época no había probado los pastelitos industriales todavía y aún no sabía lo buenos que estaban, ha, ja. En mi defensa te diré que no me gustaban ni los trigetones, ni los foskitos o similares, pero los bollicaos y los donuts, ummmm, bueno, como que aún me gustan, je, je, pero no los cambio por una buena repostería casera. Y como tú dices, el donuts ya lo noto muy pesado (ahora me queda deshacerme de los bollycaos y ya, ¡¡curada!! ). Besitos.

      Eliminar
  24. Me encanta esta receta, me la apunto para el fin de semana. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias, espero que te guste!! Besitos.

      Eliminar
  25. El trauma debe estar muy extendido por lo que veo y aquí viene otra a confirmarlo, aunque no fué a los 17 si no antes, uchh! pero las tornas han cambiado y desde que empecé a hornear en casa...¡lo industrial se va a acabar! Tienen que estar deliciosos tus bizcochitos!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Somos la generación del trauma, ja, ja!! Pero al igual que tú, desde que empecé a hornear, lo industrial quedó atrás. Besitos y gracias, María.

      Eliminar
  26. A mi de pequeña lo único que me compraban de bollería industrial y de muy tarde en tarde eran los tigretones y los tronkitos. Pero mi abuela sobre todo, por dar el caprichito a la nieta, que yo debía ser un poquito caprichosa. Pero lo que más se ha comido en mi casa han sido flanes de huevo, o de vainilla, bizcochitos, huevos en leche o repampanos, natillas, arroz con leche.... sobre todo. Hasta puches que hacia mi abuela paterna. Que estaban de miedo. Ahora prima la bollería industrial, que yo he dado muy poco a mis hijos, porque no han sido muy golosos. Más bien han comido sandwiches o bocadillos de jamón, salchichón o lomo. Y he intentando que comieran poquitas chuches por lo mismo.
    En fin, tus bizcochitos se ven de miedo y me encantaria probarlos, porque tienen una pinta de esponjosos, tiernitos ,,,, qué ganas de comerlos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un día nos tienes que enseñar qué son los puches, que me ha llamado muchísimo la atención y no sé qué es. ¡¡Mientras sea dulce, todo vale, je, je!! Besitos.

      Eliminar
    2. Son dulces, pero la receta la tienen mis tías, y según dicen como las que hacía mi abuela, a ellas no le salen igual ni de cerca.
      Un día las haré y la subiré, a ver que os parece, a mi me encantaban.
      Un beso

      Eliminar
    3. En eso tienes razón, muchas veces las recetas no salen como las hacían nuestros mayores aunque le pongamos los mismos ingredientes. Pero siendo dulce, ¡¡todo está bueno!! Besitos.

      Eliminar
  27. Me parecen impresionantes estos bizcochitos. Me he apuntado la receta, los quiero hacer ya. Esto lo prefiero a cualquier bollicao y similares. Yo creo que a mi no me han gustado mucho estas bollerías, mis gustos iban por otros sitios. Besos guapa y gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Alicia!! Yo te veo de pequeña más de salado, aunque quizá me equivoque, y preferías un buen bocata de jamón o chorizo. El bocadillo de jamón sigue siendo uno de mis preferidos (bueno, ahora que no me oye nadie, y el de Nocilla, que ésta me sigue gustando más el de compra que el casero). Besitos y gracias a ti.

      Eliminar
  28. Hola Isabel. De donde has sacado ese manojo de llaves jj. Parece que son las de la entrega de Granada. Preciosa foto la que has hecho. Unida a estos bizcochitos hacen un conjunto espectacular. Imaginación a raudales la que tienes para fabricar los moldes jj. Viéndote y leyéndote no hace falta asistir a ningún curso. Eres un libro de los buenos, de los que se aprende. Y estos bizcochitos son una prueba de tus enseñanzas. Verlos y desear probarlos es la misma cosa. Sencillamente exquisitos. De tenerlos cerca ya me habría comido más de uno. Fabulosos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Juan!! ¡¡Ya me gustaría a mi ser un libro de los buenos, ja, ja!! ¡¡Y un libro de repostería, claro está!! Cuando hice el blog me propuse hacer cosas que pudiera hacer casi cualquier persona, sobre todo la gente que vive en pueblos como yo, que siempre lo tiene más difícil para encontrar ingredientes o moldes especiales. Por eso siempre procuro dar ideas para no tener mil moldes o por ejemplo, cambiar algunos ingredientes por otros, o colorantes por cacao.
      Por cierto, las llaves las compré en un todo a cien para decorar mi garaje que tiene vigas de madera y le pegan cosas como estas. ¡¡Hay que echar mano de lo que se tiene en casa, ja, ja!! Besitos y gracias.

      Eliminar
  29. Tienen una pinta increíble. Me la apunto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  30. Ole, ole y ole, esto si que son unos señores bizcochos!! Me encantan los bizcochos que se elaboran con harina de arroz, me traen recuerdos de extremadura, no sé muy bien por qué pero son de extremadura. De acuerdo contigo en que un poquito de anís no le viene mal, mucho creo que tapa todos los sabores y al final tienes la sensación de haber tomado una copa de anis en lugar de haber comido un bizcoho. Peazo de fotos nos has regalado, que lujo!!! la receta me la llevo. Y una duda también... que no sabía yo que la mantequilla o margarina tenía gluten..jo que bruta soy!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sonsoles!! Algunas personas celíacas me han dicho que no compran nada que no ponga en el paquete "Sin Gluten". En el caso de la mantequilla, en principio, es cierto que no lo lleva. Yo uso la margarina Ligeresa y pone sin gluten en el envase, pero también uso la Flora Omega 3 y aún siendo de la misma compañía, no pone el sin gluten en el envase. He mirado en los ingredientes, y tiene nueve componentes distintos (cualquiera de ellos podía llevarlo). Así que, siguiendo el consejo de los celíacos, precaución con ello. Una vez regalé a unos alumnos míos unos chicles, y una madre de una niña celíaca, me dijo que tuviera cuidado con las marcas, el chicle de boomer no lleva gluten (afortunadamente era el que compré), y otras marcas sí que llevan, siendo chicles todos igual. Desde entonces, si hago algo para un celíaco, miro siempre que ponga el sin gluten, pues a veces, lo que pensamos que no lleva trigo, en sus componentes, hay gluten, o manipulan otros alimentos que sí los lleva. Besitos, Sonsoles y miles de gracias.

      Eliminar
  31. Wonderful fluffy!

    http://beautyfollower.blogspot.gr

    ResponderEliminar
  32. En casa de mi madre no entraba la bollería industrial tampoco, vamos que aprovechabas cuando estabas mala y volvias del medico para poner los ojitos del gato de Shrek y pedir con voz lastimera una pantera rosa para merendar,jajajajaja...Yo no soy tan estricta pero en casa entra poco precocinado y poca bollería industrial y ahora que no trabajo menos aun, aunque de vez en cuando les doy el capricho...es que como ellas tienen al medico en casa no tienen excusa para poner ojitos,jajajaja
    Yo me quedo el bizcocho con anís, que me gusta desde que era niña...nunca he probado uno de arroz así que me la apunto para hacerla fijo porque la pinta es espectacular
    Un besazo

    ResponderEliminar
  33. !!!! Dios mío!!!! Que pintaza tienen, se ven espectaculares!!! Un bocado le daría yo..ainss...Bss.

    ResponderEliminar
  34. Pues, Isa, a mí me pasaba igual que a ti..Qué cosas. Yo creo que a la mayoría nos pasaba. No me gustaban nada las magdalenas, ni los bizcochos caseros, ni nada de nada...Eso sí, un bollycao o un phoskito siempre entraba bien.. Y ahora, si puedo hacer las cosas caseras y típicas, muchísimo mejor. Me encantan las magdalenas y los bizcochos... Ya ves las vueltas que da la vida y lo que cambia todo en cuestión de años.. Cuestión de gustos y de edades. Y como ahora me encantan estas recetas, me llevo un bizcochito de estos para el chef y para mí ;)
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  35. Querida Isabel, creo que hemos vivido vidas paralelas.... no tarde tantos años en probar un donut pero a mi madre nunca le interesaron los dulces y solos nos compraba en fechas señaladas y pasteles de la pastelería nada de guarrerías tipo foskitos, panteras rosas y por el estilo que a mi me parecían mana bajado del cielo.... creo que ahí tengo algún trauma infantil jejejej
    Mi afición a la repostería me viene de por ahí, seguro, y además comencé con toda receta de chocolate que cayera en mis manos y sólo con el tiempo, mucho, hasta hace pocos años en los que he ido apreciando los dulces y pasteles de toda la vida.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  36. Ah! tus bizcochitos de arroz me resultan muy tentadores y tienen que estar deliciosos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Una receta para mi muy interesante ya que nunca he utilizado la harina de arroz y si la maicena; para postres pero estos tuyos, me han dejado con la boca abierta.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  38. Hi :D
    Perfect blog!!! I love cooking *_____*
    I don't knew your blog but as I really liked the content I started follow via GFC. Can you follow me back, please? :D



    InstagramFacebook Oficial PageMiguel Gouveia / Blog Pieces Of Me :D

    ResponderEliminar
  39. Ao passar pela net encontrei seu blog, demorei algum tempo a ver o conteúdo, gostei e é um daqueles
    blogs que gostamos de visitar.
    Eu ficaria alegre se me desse a honra da sua visita e se poder ler um pouco do que escrevi.
    Tenha muita paz e saúde.
    Sou António Batalha.
    http://peregrinoeservoantoniobatalha.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  40. Que maravilla , no tengo palabras para decirte como me han gustado estos bizcochos que parecen pintados, esa altura me ha vuelto loca, y mas saber que es una receta de las de antes me gusta el doble, La verdad que tienes toda la razon de pequeñas no aprciamos estas cosas, y matamos por un dulce de esos comprados que no tienen nada que ver con este manjar. Mil besicos

    ResponderEliminar
  41. Que buenos, con ese saborcito a anís que me encanta.

    ResponderEliminar
  42. revisando post mas antiguos, me ha encantado este

    ResponderEliminar
  43. Hola a todos! Se ven deliciosos esos bizcochos! Alguien probo hacer la receta?

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!