miércoles, 18 de julio de 2018

PASTEL DE SALMÓN Y REMOLACHA



No os podéis ni imaginar la cara que puso mi marido cuando un día llegó a casa y preguntó qué había de comer, y yo le contesté que gazpacho bien fresquito y una tarta. Le faltó nada para rebuscar y sacar de la nevera el queso, el embutido y todo lo que había dentro de ella. Ya pensaba que mi obsesión por los dulces caseros, había llegado hasta sustituir la comida directamente por un pastel.




Menos mal que tras mirar el pastel en cuestión un rato, se fijó en el salmón ahumado que lo adornaba y ahí ya cayó en la cuenta, de que lo que íbamos a comer era un pastel salado. Pero hay que admitir, que las frambuesas y el color rosado del pastel, hacían dudar. Y por cierto, el pastel en cuestión, nos gustó mucho. Sin colorantes artificiales y con un relleno que bien podría comerse solo, pues está riquísimo, fresquito y tierno.


No deja de ser el típico pastel salado de salmón, pan de molde y queso philadelphia, pero esta vez, he querido imitar a un pastel dulce y le he dado una forma redondeada, pero bien lo podéis hacer de forma rectangular, el resultado será igual de rico y sorprendente. Y por supuesto, si no os gusta el salmón ahumado, simplemente  lo retiráis de los ingredientes.


INGREDIENTES: 6-8 personas  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 50 min 

-2 remolachas cocidas pequeñas
-2 cebollitas francesas (o un trozo no muy grande de cebolla morada)
-1 manzana verde (tipo granny smith)
-100 gr de salmón ahumado
-20 frambuesas
-2 cucharadas de vinagre de frambuesas o manzana
-pimienta negra recién molida
-16 rebanadas de pan de molde sin corteza
-250 gr de queso tipo philadelphia
-unas hojas de canónigos para decorar


1. Trocear una y media de las remolachas, las cebollitas francesas, la manzana verde pelada y despepitada, el salmón ahumado (dejar alguna lonchita para decorar), y cinco de las frambuesas.


2. Poner todo en un bol, añadir el vinagre y un poco de pimienta, mezclar bien y reservar en la nevera. 



3. Trocear la mitad de la remolacha que nos quedaba, añadir el queso y triturar con la batidora. Verter más o menos la mitad de esta crema a la mezcla de manzana y remolacha y mezclar bien. La otra mitad reservar en la nevera para que tome un poco de cuerpo y después adornar el pastel. Guardar también la mezcla de remolacha y manzana en la nevera igualmente. 


4. Quitar un trozo de las esquinas de pan de molde para darle una forma redondeada al pastel, aunque también podemos hacer un pastel rectangular, esto es opcional. 



5. Poner cuatro rebanadas juntas de pan de molde haciendo que casen las esquinas y cortar por la mitad. Hacer lo mismo con las restantes.



6. Sacar la mezcla de la nevera y hacer sandwichs con las mitades de pan de molde.



7. Ir poniendo en un plato de presentación los sandwichs de dos en dos, uno encima del otro y formar la tarta.


8. Sacar la crema de queso con la remolacha y cubrir la tarta con esta mezcla. Guardar en la nevera para que tome cuerpo. 



9. Poco antes de servir decorar con las lonchas reservadas de salmón ahumado, con las frambuesas restantes y con las hojas de canónigos. Reservar en la envera hasta su consumo. 






23 comentarios:

  1. Hola Isabel ! te ha quedado muy original ademas de bueno ,hay que reconocer que la remolacha da un color muy cuki ,¡me encanta !
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Mary!! Es verdad, la remolacha da un color precioso a todo, y lo mejor, es que es natural, además de rica, viste los platos un montón. Besitos.

      Eliminar
  2. Si me gusta tu pastel es porque no es el clásico de pan con kilos de mayonesa y otros ingredientes que lo hacen pesado y excesivamente calórico. No se puede decir que no entre por los ojos, ya te has encargado de prepararlo vistoso, en una mesa será el centro de atención, idóneo para reuniones veraniegas. Para los amantes del salmón y lo vegetal es muy apropiado y también creo que está muy rico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lola!! A mí tampoco me van mucho los pasteles salados de este tipo que llevan mucha mayonesa, al final, es que sólo me saben a mayonesa. Aquí, he intentado ponerle queso philadelphia el justo para amalgamar los ingredientes, así que en el interior no sabe prácticamente a queso, sino a la manzana y a la remolacha y un toque de salmón. Por fuera, lo justo también de queso y puré de remolacha para darle ese aspecto de pastel dulce, pero sin empalagar. Así ha quedado, muy rico, de verdad. Besitos.

      Eliminar
  3. Isabel pues yo también al iniciar a leerte tuve creo que la misma sensación de tu marido, cualquiera al verlo rápidamente diría un pastel dulce!!!, luego caer en la cuenta del salmón que has sido buenay se lo has dejado arriba, pero yo se lo hubiera ocultado por completo, jajajajja no imagino la cara. Pues mi querida Isabel, siempre me sorprendes montones la verdad, me parece un pastel que si bien es un clásico, le has dado la vuelta al presentarlo de esta manera y del dulce y lindo color que se evoca en una primera impresión muy rápida, vamos a ese delicioso y fresco pastel. Ideal para días cálidos donde algo fresco como una rebanada de este pan, puede estar siendo una opción más que estupenda. El color que dejan las remolachas siempre enamora a mis ojos!!, un beso querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, si le quito el salmón ahumado, si que ya el pobre se piensa que hoy sólo le toca comer dulce. Bueno, pensé que para la decoración quedaría bien, no pensé que se iba a parecer tanto a un pastel dulce hasta que no lo tuve acabado del todo. En nuestras cabezas, a veces, las recetas se ven distintas, pero cuando las ves realizadas, ya han tomado vida propia y muchas veces ni se parecen a lo que habíamos imaginado. Besitos.

      Eliminar
  4. Hola Isabel!! me estoy imaginando el momento y la cara de tu marido cuando le dijiste una "tarta" y el pensando esta bien de postre, pero y de comer que hay? jajaja
    Quizás hasta le parecería raro pero seguro que al darle el primer bocado cambio su cara pero de pronto, estoy segura de que debe de estar bien rico y ademas algo diferente para comer aunque si no se sabe de que es lo primero que viene a la cabeza es una tarta de fresa, muy bonita por cierto.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  5. Un pastel delicioso,y un color espectacular .Muchas gracias.Bssss

    ResponderEliminar
  6. Isabel, ya te he dicho en Face que me parecía precioso, pero ahora completo el comentario con original, creativo, refrescante, casero y bien rico.
    Seguro que lo repites varias veces porque con el calor que hace y lo bueno que está, apetecerá. Además, no es complicado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo que comentas, si no fuera por la "pista" del salmón, hubiera jurado que se trataba de un pastel ¡qué color!, vaya!, a mí me encantan todos los ingredientes que has integrado en este pastel taaaan bonito. Tu marido estará contentísimo con tus creaciones.
    Has convertido un tradicional pastel veraniego en un bombón que nadie puede resistirse a probarlo.
    Lo haré ¡fijo!. Ya te contaré.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel!! Que color tan bonito tiene el pastel, no me extraña que tu marido se sorprendiera porque es para ello. En casa hacemos a veces el tipici pastel de salmón, así que me guardo la receta para sorprender un día con esta tarta ;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Isabel! Comprendo perfectamente a tu marido porque el mío habría reaccionado igual. Dice que él no se puede alimentar con dos hojas de lechuga, así que habría tirado de todo el embutido, paté o sobrasada que hubiera encontrado ja ja ja

    Para nada parece el típico pastel de pan de molde, con esa cobertura de remolacha y queso le das un aire bastante más chic y sofisticado. Me encantaría probarlo aunque la remolacha y yo somos poco amigas. Lo intento, pero a mí me sabe a tierra, y mira que sigo empeñada en hacer un postre con ella ¿eh?

    Sin duda una receta estupenda para el verano ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Qué tarta salada más original, Isabel, no sabes las ganas que me han entrado de cortarme un trozo para la cena de esta noche, jajaja! Es muy bonita, atractiva y diferente. Y, sobre todo, vistosa y buena!!! No dudo que os gustara tanto, pues por el relleno y la cremita de remolacha (que por cierto me encanta) debe ser una sensación muy agradable en el paladar; como bien has descrito, de frescor y suavidad al degustarla.
    Es una tarta perfecta para esta fechas y me ha gustado muchísimo la idea de que sea salada.
    Te mando un beso grande y nos vemos pronto, querida.

    ResponderEliminar
  11. Bardzo pomysłowe wykonanie ❤❤❤

    ResponderEliminar
  12. Una obra de arte y bellísimos colores
    He disfrutado tu receta..
    .Pero....
    no como salmón ni remolachas
    Un abrazo inmenso chef

    ResponderEliminar
  13. Que original y rica que te ha quedado, el color precioso, me encanta, besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Isabel! Sin el nombre de la receta yo también habría pensado que es una tarta dulce, qué bella y original. Desbordas creatividad e ingenio en todas tus recetas y las haces únicas. Yo si me apunto al salmón ahumado me parece una buena adición a esta receta. Toda esta presentación y los colores invitan a disfrutar un trozo, es una comida perfecta para el verano.
    Creo que esta idea maravillosa da mucho juego con otros ingredientes como atún y en una tarta cuadrada como dices, me encanta!
    Besitos y feliz fin de semana que ya llega!

    ResponderEliminar
  15. Yo también pensé que era tarta dulce, luego afiné la vista y descubrí el salmón, jjj. Prometía un relleno evidentemente salado, o no. esta receta es de esas que hasta que no la pruebas no sabes si es un primer plato o un postre, tal como yo la veo, de cualquiera de las maneras me la comería encantada ¡es tan bonita! Me gusta la remolacha por su sabor y por su color, es cuestión de probarla más a menudo, al final acaba gustándote, como la tónica, jjj. Besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  16. ESPECTACULAR, lo repito ,espectacular, no sólo por ese colorido sino por la idea, me ha parecido genial y muy interesante. Un pastel salado tan bonito que entra por la vista tan sugerente merece un montón de 👏👏👏👏👏👏👏felicidades amiga.

    ResponderEliminar
  17. Hola Isabel, qué pasada de color y presentación. Si que parece un postre, jeje. Es bonito y entra por los ojos, me imagino que es una delicia. Pues el salmón y la remolacha combinan perfectamente, yo me tomaba ración doble. Un beso, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Oooh this looks lovely, I adore the layers! I'm currently in Madrid after travelling around Valencia and Alicante for several weeks, and oh my goodness I absolutely love it here! Spain is so insanely gorgeous.

    I'm trying to learn how to cook better here, but haven't quite mastered anything yet. I want to bake a cake for the family next week, can you recommend anything?

    Have a great weekend :)
    Amy x Wandering Everywhere

    ResponderEliminar
  19. Hola Isabel, no me extraña que a primera vista no le pareciera un pastel dulce, si es que además es precioso. Como todo lo que traes al blog. Me parece super original el pastel y además precioso. Me lo llevo que para el verano me vienen genial. Un beso

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!