miércoles, 21 de junio de 2017

GALLETAS DE MANTEQUILLA Y LAVANDA



Alguna vez que otra os he contado que soy un desastre con las plantas, no hay manera, que las pobres, tarde o temprano se me terminan muriendo a pesar de darle todos los mimos (o eso pienso yo). Lo que mejor me está funcionando, es mi romero y mi tomillo, pues mi vecino, al ver mi planta de romero tan bonita, recién comprada,  me dijo que la tenía que trasplantar a una maceta bastante grande o si no, no me iba a durar nada. Le hice caso, y me encanta ver lo verde que está. Espero que aguante bien este verano tan caluroso.




Y mi otra maceta que ahí va y está en pleno apogeo es mi lavanda y como me gusta cocinar con ella, he echo esta riquísima receta de galletas de mantequilla con lavanda. Podéis prescindir de la lavanda, estas galletas están buenas por si solas, pero yo tenía lavanda seca del año pasado y la he utilizado para la receta. No tenía suficiente, así que la que he utilizado para decorar, era fresca, pero en el horno, se ha terminado de secar.
La receta la he sacado de la revista que me compré estas navidades El Placer de Cocinar, y al igual que la receta de Monedas de Chocolate y Avellanas, no he tenido que cambiar ninguna cantidad, la receta es fiable 100%.
Si os apetece otra receta con lavanda, pero esta vez salada, os enlazo a Tartaletas de Tomates Cherry y Lavanda.



INGREDIENTES: 28 galletas  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 40 min  COCCIÓN: 20 min


-250 gr de mantequilla
-75 gr de azúcar
-1 cucharada de agua
-300 gr de harina
-100 gr de harina de arroz
-2 cucharadas de lavanda 
-azúcar moreno

1. Funde ligeramente la mantequilla en el microondas para que se ablande. Mezcla en un bol la mantequilla con el azúcar hasta que quede una masa ligera y esponjosa (podéis utilizar las varillas de la batidora eléctrica).





2. Incorporar la cucharada de agua y mezclar.




3. Juntar las dos harinas y tamizar encima del compuesto anterior. Ir mezclando mientras tamizamos. 



4. Precalentar el horno a 160º C (a 140º C si es de aire). Enharinar una superficie de trabajo y volcar la masa. Añadir la mitad de la lavanda y amasar hasta que esté bien integrada.



5. Partir la masa por la mitad. Aplanar esa mitad con un rodillo formando un rectángulo. Cortad con un cuchillo afilado por la mitad y hacer cortes a lo largo para formar las galletas. Hacer lo mismo con el resto de masa.



6. Ir poniendo las galletas en la bandeja de horno forrada con papel sulfurizado. Repartir la lavanda restante encima de las galletas y espolvorear con un poco de azúcar glas. Aplanar ligeramente con la mano y hornear a 160º C (140º C si es con ventilador) 20 minutos. Dejar reposar cinco minutos y trasladar con cuidado a una rejilla para que se terminen de enfriar. Guardar en una lata hermética. 




NOTA: se pueden hacer sin la lavanda, estarán muy ricas igualmente.







47 comentarios:

  1. Hola Isabel!! Acabo mi tour de los blogs y veo que ya tienes publicada tu última receta bieeeen! Y encima de galletas que ya sabes que me chiflan! Nunca he cocinado con lavanda pero tiene que dar un toque muy "campero" (?) jeje! Se ven deliciosas, me comería unas cuantas ahora mismo o mejor dicho me llevaría unas cuantas porque me voy a la piscina jiji! Para la merienda ideal 👌
    Yo también soy un desastre con las plantas, eso que mi padre tiene la mano verde (así lo decimos en Francia) pero creo que no la he heredado...jaja! Por eso he optado por plantas resistentes y cactus únicamente jajaja! Y parece que me funciona jiji! Besitos guapi y feliz tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Marina!! Me encanta cocinar con lavanda, aunque reconozco que casi me gusta más eso, cocinar, porque como pilles de lleno un trozo de lavanda, sabe a colonia que no veas, ja, ja. Pero noooo, aún así están muy rico todo lo que lleva lavanda. Estas galletas te van a encantar, con o sin la lavanda.
      ¡¡Disfruta de la piscina!! Besitos.

      Eliminar
    2. ERES UNICA
      No puedo hacerlas no he conseguido en todo Miami La Lavanda
      un abrazo inmenso

      Eliminar
  2. ¡Hola Isabel!

    Me encanta la receta que compartes hoy. Yo no tenía mucha mano con las plantas pero puedo decir con orgullo que tengo algunas desde que me casé y siguen vivas y creciendo. Otras, que hemos comprado después, han terminado muriendo a pesar de tratarlas igual de bien que a las demás ¡lo que no se nos da bien, no se nos da! Menos mal que criar a la pequeñaja se me está dando (y toquemos madera) por el momento mejor.

    Creo que la revista de la que hablas me la compré también, pero no estoy segura. He pasado de no comprar a comprar de vez en cuando y tengo un cacao... ¡no sé cuándo les voy a poder poner orden!

    Con lavanda no he cocinado mucho. De hecho le tengo un poquito de manía por los ambientadores, que me resultan más bien machacones, pero al ver tus galletas y la presentación tan bonita y elegante ¡creo que voy a tener que replanteármelo!

    Una receta estupenda, me alegro de que no la hayas dejado en pendientes para el otoño

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Cuca!! Yo siempre he sido de comprar revistas de cocina, pero desde que tengo el blog, ha ido en descenso y ya compro muy esporádicamente. Y tengo que sumarle que donde vivo no venden ni prensa ni revista, si, ya se, increíble, pero cierto, así que sólo cuando voy a otro lugar es cuando me decido a comprar alguna, por lo que mi adquisición de revistas, ha disminuido considerablemente. Y bueno, luego está, que muchas de las recetas de las revistas, no hay por donde meterle mano, siempre algo falla. Por eso me ha gustado esta revista, dos recetas que he hecho y las dos han salido bien y sin tener que cambiar nada.
      Bueno, lo de ser mamá, se te da más que estupendamente, y si no, pregúntale a Lara cuando hable ya un poco, que seguro que te dice que eres la mejor mamá del mundo. Besitos.

      Eliminar
  3. Hola Isabel! Tengo una hermosa planta de lavanda y ya estoy recolectando, pero la uso en jabones y para perfumar los armarios, no me he atrevido a usarla en la cocina, por si como dices pillas un buen trozo y sabe a colonia je je aun así tengo que probar, las galletas se ven muy apetecibles
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, pues si, Mary, sabe a colonia, lo mismo me pasa con los caramelos de violeta, me saben a colonia que no veas. Pero, en esta ocasión el sabor es más sutil y sólo si pillas un buen trozo, je, je. Te animo a que pruebes a cocinar con ella, no te va a dejar indiferente. Besitos.

      Eliminar
  4. Pues mira me alegra saber que hay personas tan poco hábiles como yo con las plantas, con lo que me gustaría a mi tener mi pequeña producción de hierbas aromáticas para cocinar y no hay manera. Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos ¿no? Pues eso. Menos mal que luego nos traes unas galletas la mar de monas y tan bien explicadas como acostumbras que nos van a quitar el mal sabor de boca hortícola, ya que parecen ser tan fáciles de hacer, como ricas de comer y eso se agradece. Además con sabor a lavanda que es una planta que me encanta y crece en la plazoleta que hay bajo casa. Hoy parece que estoy de suerte, a ver si es verdad y me salen estupendas.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Lola!! Pues entonces tenemos el mismo problema, pues mis plantas también son todas aromáticas, y no hay manera. Bueno, el cebollino y la menta también me están aguantando bien, pero lo demás, nada de nada. ¡¡Qué desastre, ja, ja!! Pues eso, nos consolaremos, no nos queda de otra. Besitos.

      Eliminar
  5. Isabel que galletas más apetecibles, con la lavanda me pasa igual que con el romero, me gusta muchísimo verlas y olerlas en las plantas, incluso perfumar armarios. Son aromas que me traen muy buenos recuerdos, pero comerlo es como comentas a Marina, me sabe a colonia y no es muy agradable. No obstante me pica la curiosidad de probar unas galletas de las tuyas, que con lo bonitas que lucen son más que tentadoras, irresistibles!!
    Como siempre lo has hecho precioso, esa taza de té es divina, más para un early grey que para una bolsita, pero aún así es preciosa, jejejeje.
    Yo también compraba antes de bloguear muchas revistas de cocina especialmente por las fotos, tengo una buena colección de los especiales de Hola y me encanta recrearme viéndolas, otra cosa es que las recetas sean fiables.
    Besos y que disfrutes la tarde.

    ResponderEliminar
  6. Hoooola Isabel!! Definitivamente serán las próximas galletas que prepararé y ya te contaré como me va.
    Me encantan las plantas y la lavanda, y me alegra mucho que esté prosperando la tuya, seguramente si que aguantará el calor, yonpor aquí estoy tratando de proteger mis plantas pero de las excesivas lluvias, en fin...
    Fantásticas como siempre, una delicia poder imaginarlas jeje
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola bonita, me parece que me parezco a ti en esto de las plantas no se me dan muy bien al contrario de mi marido que tiene el huerto como un pincel, si no fuese por el yo no comía jejeje.
    Tienen que estar ricas esas galletas aunque no te voy a engañar no se bien a que sabe la lavanda, sólo he probado algún caramelo de ese sabor.
    Si me das a escoger entre las dos recetas dulce o salada hoy me apetece mucho más la salada, que rica con tomate, piñones y tomillo todo eso me gusta así que me quedo con esta con tu permiso.
    Por cierto miraré haber si hay plantado porque me suena que había plantado mi suegro ya te contaré.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel
    En mi terraza tengo un surtido de plantas aromáticas, no me duran siempre lo que quisiera, como tu dices no es porque no las cuide, pero es que al final por mucho que les eche para protegerlas se me llenan de bichos y al final las tengo que tirar porque no puedo ni usarlas, siempre que me pasa digo que no voy a poner más, pero siempre acabo picando otra vez, jeje.
    Me encanta como se ven tus galletas y menudo saborcito a lavanda tiene que tener, perfectas para acompañar el café de la tarde, seguro que se acaban en un plis...plas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Isabel yo si he hecho alguna incursión en la cocina con lavanda hice unas rocas de chocolate con lavanda que nos encantó. Así que me gusta las dos recetas que nos propones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que bien se ven Isabel, tienen un pinta muy deliciosa, quedan muy finas para una merienda. Y seguro que están ricas,ricas!!! Bs.

    ResponderEliminar
  11. Hola Isabel. Sabiendo que publicas el miércoles casi llego al final, no he podido entrar antes. Obligaciones mandan. Lo de estar preparando el cambio de campamento lleva su trabajo jj. Hay muchas cosas que hacer y preparar, de ahí que apenas pueda entrar.
    como debes suponer nunca he hecho nada con lavanda, tampoco me dedico a tener plantas, ni tengo huerto ni tampoco las tengo en casa, no gustan y ante eso no se puede hacer nada.
    Ya veo que siguiendo las indicaciones de tu vecino has conseguido tener una buena planta de romero. Espero que te dure mucho tiempo y que le saques rendimiento.
    En cuanto a tus galletas poco hay que decir que no se sepa. Siendo tan estupenda cocinera, todo lo que haces debe saber a gloria y estas galletas lo verifican.
    Deben estar deliciosas y para acompañar a un café son fabulosas.
    Espero que no pases mucho calor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues ya veo que la lavanda sobrevive y le estás dando buen uso. Mi madre decía que a las plantas había que hablarles, ella lo hacía y tenía las macetas más bonitas que podías imaginar. Eran su pasión. Además le dedicaba todo el tiempo del mundo.... Bueno, vamos con esas galletas que me han conquistado, seguro que son deliciosas y más si la lavanda es de tu maceta. Un beso guapísima!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Isabel, cuando hablas de cuidados de matas y que no se nos va muy bien esa labor... creo que estoy en tu grupo, ahora mismo tengo una pequeña orquídea que compre hace un par de meses, apenas regresé, cruzo por ahora esta linda, cruzo dedos para que siga así, porque aunque mi abuela tiene muy buena mano e incluso mi suegra que ama las matas, en mi caso me gustan no soy la mas apasionada por ellas... Así que espero ese romero siga así de bonito como dices que resista el verano que llegó con toda por allá ^_^ unas galletas siempre serán bienvenidas, así rústicas me parecen súper bonitas, la lavanda por acá no se consigue, pero sí que le tengo ojos puestos porque tiene que dar un cierto aroma increíble un no sé que mágico en la receta. Tus galletas preciosas, me llevo un par para tomar con café ;)
    besos!!!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡Hola Isabel!!! Magníficas estas galletas con un toque de lavanda. Con los aromatizantes hay que tener mucho cuidado, una vez que le coges el punto, son maravillosos. Isabel, creo que pronto nos vamos a tener que despedir del horno, hasta el próximo otoño, que posiblemente llegará en diciembre, ja ja. Feliz finde, bstes.

    ResponderEliminar
  15. Umhh galletas!! Jeje.
    Me gustan muchísimo las galletas caseras, tanto que desde la primera vez que probé a hacerlas ya casi nunca compro, porque como el sabor de una masa preparada en casa no hay nada. La flor de la lavanda es preciosa y me alegro mucho que junto con el romero, tengas dos plantas sobreviviendo al calor. Mi tomillo está feliz con estas temperaturas también, pero el cebollino y la salvia me miran con cara de pena cada vez que salgo al patio... espero que resistan hasta el invierno! De momento y como lavanda no tengo en casa pero en la parcela si hay, voy a cogerle prestadas unas ramitas a mis padres para probar tus galletas, un beso Isa!!

    ResponderEliminar
  16. Umhh galletas!! Jeje.
    Me gustan muchísimo las galletas caseras, tanto que desde la primera vez que probé a hacerlas ya casi nunca compro, porque como el sabor de una masa preparada en casa no hay nada. La flor de la lavanda es preciosa y me alegro mucho que junto con el romero, tengas dos plantas sobreviviendo al calor. Mi tomillo está feliz con estas temperaturas también, pero el cebollino y la salvia me miran con cara de pena cada vez que salgo al patio... espero que resistan hasta el invierno! De momento y como lavanda no tengo en casa pero en la parcela si hay, voy a cogerle prestadas unas ramitas a mis padres para probar tus galletas, un beso Isa!!

    ResponderEliminar
  17. Isabel qué galletas tan originales, nunca he usado la lavanda para cocinar pero la verdad es que le dan un toque muy bonito. A mí me encantaría tener un montón de plantas aromáticas y sentirme como Jamie Oliver en su programa de cocina, pero no hay manera, se me mueren todas, ya he desistido porque no quiero matar más plantas.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. Me encantan las galletas, cada vez soy más partidaria de hacerlas caseras, y las de mantequilla me chiflan, tengo una receta pendiente de subir, una variante...Pero nunca, nunca jamás pensé en echarle lavanda, no me imagino el punto delicioso que le tienen que dar! Genial idea Isabel, besitos desde Noly's Sweet Box

    ResponderEliminar
  19. Isabel, en casa tratamos todas las plantas con el mismo cariño, unas resisten y otras no nos duran ni una semana, como el caso del romero. A lo mejor lo que necesitamos es un vecino que nos dé consejos de cómo cuidarlas...

    Podría decir que lo mismo me ocurre con las galletas, unas veces me salen medio bien y otras no hay manera, así que como dices que esta es fiable 100% la guardo porque en las fotos se ven tremendas

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  20. Que riquísimas tus galletas Isabel, me encantan las galletas de mantequilla y la verdad es una buena idea y original lo de utilizar la lavanda en las galletas, deben de estar riquísimas. Besitoss

    ResponderEliminar
  21. Hola Isabel, me consuela saber que no estoy sola en esto de cuidar plantas...yo te digo que tengo buena mano para ellas porque en mi casa de Venezuela tenía un jardín muy lindo, recuperé el de mi mamá también, pero aquí no hay manera que las matas se me den, con decirte que compré una de hibiscus que son tan duraderas que le das palo y ni las riegas y las pobres aguantan todo (las he visto en jardines de casas solas y ahí están de lo mejor) y casi se está muriendo, también tengo una de romero que mejor me apuro a hacer algo con las ramitas que le quedan porque no tiene esperanza y sembré con mi niña unas de tomillo, brotaron y todo, pero no crecieron casi nada y ya se murieron...ahora estamos con unas de girasol que no prosperan.
    He hecho de todo y nada, si las saco al balcón se aplastan de tanto viento o las picotean las palomas, si las tengo adentro tampoco les gusta, total que me da de todo.
    Bueno, tus galletas me encantan con ese aire romántico de la lavanda, una delicia tener una plantica propia, creo que es como pariente del romero, así que los cuidados deben ser mas o menos los mismos.
    Me llevo unas cuantas si me permites, besitos!!

    ResponderEliminar
  22. Qué buena receta Isabel, muy de temporada y especia para un café o té con amigos... siempre he querido ir a la Provenza o a la Toscana, que seguro en estas fechas están preciosas pintadas con los colores de la lavanda y demás frutas y verduras que allí se cultiva... Bueno ya será en otra ocasión, mientras tanto, para consolarme, permíteme que me lleve unas de tus galletitas para esta tarde, que con el café me vendrá genial, besos linda y hasta pronto...

    ResponderEliminar
  23. Se ven unas galletas fabulosas!!!
    Isabel el espliego se hace gigante para una maceta ;-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
  24. Hola guapísima !!!
    La verdad es que lo de las plantas no se me da mal Isabel, pero ciertamente no es lo mío. No es algo que me motive, y al tiempo me aburro. Aunque reconozco que cuando recojo sus frutos, me emociono y todo.
    La puesta en escena de es una preciosidad, me puedes mandar alguna taza cuando te aburras de ellas, que son preciosísimas de verdad. Y bueno, para el tema de las hierbas y flores soy un poco puñetera, lo reconozco y la lavanda no es precisamente de mis preferidas. Me gusta ver los campos, y alguna vez que he ido de viaje me parecen maravillosos pero el olor no me va mucho.
    Así que hoy, por supuesto que probaría tus galletas, viniendo de tí y por cariño jajaja, pero no me digas que me coma media docena, que me harás pasar un mal rato.
    Pero vamos, que si no se la ponemos, me como la caja en un tris tras :) que me gusta la mantequilla, aunque no me gusta abusar de ella, pero en las galletas me vuelven loca.
    Cambiando de tema, ayer me acordé de tí, porque en la mañana oí en la radio del coche, que era el día de la música, y claro, sé la importancia que para tu trabajo tiene esta materia. Es curioso como las amigas blogueras se cuelan sin remedio en nuestros pensamientos cotidianos, cualquiera que no esté en este rollo, pensaría que estoy loca jajaja
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  25. Usar lavanda en las comidas, sea en dulce como en salado, siempre me ha parecido de gran sutileza, delicadeza y sensibilidad, así es que tus galletas ya llevan el sello que les imprimen estas palabras. Sería delito no probarlas. Me las anoto en mi libretilla, que en el jardín tengo una zona amplia sembrada con ellas y es hora de darles una salida romántica. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  26. Que buena pinta tienen estas galletas Isabel. Como ya te dije por Facebook tengo estas galletas entre mis pendientes desde hace tiempo, de hecho las iba a preparar cuando estaba en Lanzarote ya que mi madre tiene una plata de lavanda enorme, pero no me dio tiempo. Así que me voy a tener que comprar una macetita que tengo varias recetas entre mis pendientes que llevan lavanda jajajaj
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  27. Hola tesoro,mejor de las plantas ni hablo, solo me falta cantarles jajaja.
    He venido a ver estas riquísimas galletas, con solo ver la foto ya te relames y es que están de gloria, no las he probado pero me imagino el sabor.
    La verdad es que hay revistas que se convierten en pequeños tesoros, guarda la y sigue regalando recetas tan ricas.
    Un besote y gracias

    ResponderEliminar
  28. Me encanta esta receta, nunca he utilizado lavanda en los postres! Que ricas tienen que estar estas galletas! Saludos Isabel! 😘😘😘

    ResponderEliminar
  29. Hola Isabel! Estas galletas tienen muy buena pinta! Me gustaría probar una de ellas ;)

    ResponderEliminar
  30. ¡Hola! Al ver la foto se me ha ocurrido: ¡es la estampa de la merienda perfecta! Y además tiene un toquecillo refinado, me encanta :P. Las galletas tienen que estar buenísimas y me gustarías probarla con lavanda, como dices. Ya que estamos, probaría la receta completa.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  31. Isabel, hola, llegó tarde; pero aunque nunca es tarde cuando la dicha es esta, en fin, he tenido de todo, hasta invitados en casa (días) y eso me ha descontrolado un poco. Bueno, no hay como tener un vecino apañado y majo, eso no tiene precio. Nunca he cocinado con lavanda, aunque ayer estuvimos comiendo en un restaurante con un chef holandés y pedimos un cordero con lavanda, delicioso, absolutamente.
    No salgo a veces de sota, caballo y rey y me da rabia no hacerlo. Hay que probar cosas nuevas, como tú. Estas galletas son divinas y deben ser un pecado, de empezar y no acabar y si encima están templadas ya el no va más. Yo a veces las he hecho; pero con flores o romero y eran diferentes a cualquier otra galleta que hubiese probado. Hay que atreverse. Muchos besos, Isabel y buen domingo.

    ResponderEliminar
  32. ¡¡¿Galletas de lavanda?! No se me habría ocurrido jamás, TENGO que probarlas! Me encanta la lavanda para todo, tengo plantas, flores disecadas y aceite. Voy a ver cómo la adapto a mi veganismo y tal vez mañana domingo me ponga en campaña, que vienen haciendo unos días ideales para hacer galletas.

    ResponderEliminar
  33. Every single time, you never fail to make me hungry haha.I've never heard of this before, but it's something that looks extremely gorgeous that I would love to try. How do you have so many recipes for each post, you're so talented to be able to make such a wide range of things!

    Amy;
    Little Moon Elephant

    ResponderEliminar
  34. Hola Isabel ! yo nunca he cocinado con lavanda, de hecho no sabía que se podía, la encuentro tan aromática que no me he atrevido nunca. Durante mucho tiempo tuve lavanda plantada en casa, y con ella hacía saquitos para poner en los armarios, me encanta!! Ahora no tengo, se me murió toda, y lo que tengo es espliego, que se parece pero no... también tengo romero, plantado en el suelo, pero el tomillo no he conseguido tenerlo ni en maceta ni en tierra, el que tengo lo suelo coger del campo cuando vamos de paseos, y me dura todo el año.
    Tus galletas me gustan muchisimo, me gustan tan rústicas, y tan aromáticas que deben ser.. uhmmmM!! se me hace la boca agua!
    Espero que pases un buen verano!!

    ResponderEliminar
  35. Ya estoy babeando viendo tus galletas...te voy a poner el blog perdío, jeje Creo que nunca he probado la lavanda en dulces pero me chifla su aspecto y me imagino que tienen que ser una auténtica delicia. Si encima la receta de la revista es totalmente fiable ¡qué bien! me la llevo encantada y a ver si algún día puedo tener mi propia maceta con romero o lavanda...las plantas se me dan bien pero en mi terraza tampoco caben todas las que me gustaría tener, claro que en una ciudad grande y calurosa es como estar en un oasis en miniatura ;-)
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  36. Hay Isabel que buena pinta, y la combinación de sabores debe estar brutal, me guardo la receta para cuando ya empiece a estar más fresquito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  37. Hola!! llevo mucho tiempo con la lavanda en casa para hacer algo con ella. Y las galletas en mente para probar... me encantan las que nos traes, son una maravilla, bonitas y super apetecibles. Tienen que tener un sabor y aroma espectacular, a ver si intento... Besos :)

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias por tu comentario en mi blog! Saludos 😘😘😘

    ResponderEliminar
  39. Hola Isabel, qué ricas estas galletas con ese puntito de lavanda, una de mis flores preferidas tanto por su apariencia como por su exquisito olor. Veo muy original el usarla en repostería y habrá que probarlas, además supongo que la cocina se convertiría en un paraíso por el olor de las mismas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Hola Isabel! Siento la tardanza... vengo a ponerme al día con tus deliciosas recetas... Es llegar el verano... las ferias del pueblo (que nada más que hay 3 y sin contar los eventos de por medio) y yo desaparecer... y no es precisamente porque esté todo el día en la feria... que algunas ni las piso jajaa... Pero bueno...
    La receta de estas galletas me parece deliciosas... Todavía no he podido probar la lavanda, así que me muero de la curiosidad, por saber a que saben, porque oler... sé que huelen divinamente... menuda gozada tiene que ser, llegar a casa y oler esas galletas recién horneadas... ¡Me encantan! Un beso corazón... (sigo con la ronda jajaa..)

    ResponderEliminar
  41. Muy ricas estas galletas. Me encanta lavanda.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!