miércoles, 24 de noviembre de 2021

Pavlova de Mandarina



Me encantan las Pavlovas, aunque es la primera vez que subo una al blog, ya he hecho varias, también como postre navideño, aunque en esas ocasiones, lo prefiero en formato individual, que es como más me gusta hacer las Pavlovas. Y es que me encanta el merengue. Y el merengue, combinado con una crema algo más ácida, ya sea de mandarinas, limón o naranja, es una combinación que me enamora del todo. 



Así que ya os podéis imaginar lo rica que ha quedado esta Pavlova, la combinación, es de por sí sola ganadora. Eso sí, me encanta el merengue, y me gusta muy poco la nata, aunque sé que a la mayoría, le ocurre al revés, pocas son las personas que no les guste la nata. Pues bien, yo he tenido que echar mano esta vez de la nata también. Me quedé corta en crema, o hice una una Pavlova muy grande. Cuando metí la crema de mandarina en el interior de la Pavlova, me quedó algo vacía para mi gusto, por lo que decidí cubrirla con nata. Sé que le ha restado dulzor, cosa que se agradece si no sois excesivamente golosos, o lo sois con moderación. Así que la combinación funcionó, aunque yo retiraba a un lado cuando me tocaba la nata, ja, ja, sigo prefiriendo el merengue con toda su fuerza. 


La Pavlova, es mejor hacer el montaje el mismo día de su consumo, aunque, tanto el merengue como la crema, se pueden preparar con antelación, el merengue, varios días, y la crema, un día antes. No es aconsejable meter la Pavlova, una vez montada en la nevera o se ablandará, por eso, mejor montar poco antes de servir y dejar en un lugar fresco pero seco. 


INGREDIENTES: 6 personas  DIFICULTAD: Media  PREPARACIÓN: 1hora  COCCIÓN 1h 15 min REPOSO: 2 horas

Para el merengue:
-4 claras de huevo
-1 cucharadita de vinagre blanco
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-200 g de azúcar
-1 cucharada de maicena
Para la crema de mandarina: 
-125 ml de zumo de mandarinas (unas cuatro mandarinas pequeñas)
-la ralladura de dos mandarinas
-4 yemas de huevo
-100 g de azúcar
-1 cucharada de maicena
-1 cucharada de zumo de limón
-75 g de mantequilla sin sal
Para decorar:
-400 g de nata para montar
-1 sobre de azúcar avainillado (8 g)
-3 mandarinas
-azúcar glas para espolvorear

1. En primer lugar vamos a hacer el nido de merengue. Pon las claras en un bol y bate hasta que esté ligeramente montada, añade la cucharadita de vinagre blanco, el extracto de vainilla.


2. Sigue batiendo mientras vamos añadiendo poco a poco los 200 g de azúcar junto con la maicena hasta formar picos y un merengue brillante y liso. 


3. Forra una bandeja con papel de horno. Pon el merengue en una manga pastelera con una boquilla redonda. Dibuja en el papel de horno un círculo de unos 18 cm, puedes usar un molde de horno redondo de ese tamaño para guiarte. Rellena el círculo con el merengue y luego forma las paredes. Pon la bandeja en el horno precalentado en la parte de arriba para que el merengue no se queme. Hornea con calor sólo abajo a 100º C durante 1 hora. Puedes dejarlo más tiempo dentro del horno apagado hasta que se enfríe si ves que todavía no está listo pasada la hora. O quitarlo antes si ves que se empieza a dorar el merengue. 


4. Mientras se hace el nido de merengue, prepara la crema de mandarinas. Pon en un cazo el zumo de mandarina, las yemas de huevo, la maicena, la cucharada de zumo de limón, la ralladura de mandarina y el azúcar. Mezcla con unas varillas manuales y pon al fuego. Remueve de vez en cuando, sobre todo al final cuando la mezcla empiece a espesar. Cuando veamos que la mezcla ya está espesa, retira del fuego.


5. Trocea la mantequilla sin sal y añade a la crema de mandarinas caliente. Remueve bien hasta que la mantequilla se funda y quede una crema suave. 


6. Pon la crema en un bol más pequeño y cubre con papel film. Deja enfriar por completo. Puedes acelerar su proceso metiendo la crema en el congelador para poder rellenar la pavlova y servir en el mismo día. 


7. Para el montaje de la pavlova, pon el nido de merengue en el plato en el que vayas a servir el pastel (yo no lo hice y se me rompió un poco al cambiarla de plato). Rellena la pavlova con la crema de mandarinas. 


8. Monta la nata con unas varillas eléctricas junto con el sobre de azúcar avainillado y cubre la superficie de la pavlova con la nata montada. 


9. Decora con tres mandarinas peladas y retirando lo máximo posible la parte blanca, espolvorea con azúcar glas y sirve enseguida. 


NOTA: las pavlovas se aconseja hacer el montaje y servirlas, aunque el nido de merengue se puede hacer de un día para otro, una vez relleno con la crema, es mejor consumir el mismo día, pues el merengue, se irá ablandando poco a poco. 
No se recomienda meter el merengue en la nevera o se pondrá blando aún estando sin rellenar. Si ya lo tenemos hecho, guardar en una lata o en un lugar fresco y seco que no sea la nevera. 
No admite congelación. 






15 comentarios:

  1. La pavlova es la tarta perfecta para mi marido que le encanta el merengue, a mi algo menos porque en mi tierra que se hacen los suspiros, que es merengue horneado, no me han gustado especialmente, si bien tengo que decir también que esta tarta con ese relleno y esa tapadera, poco o nada tienen que ver con ellos. Queda muy bonita y recién hecha está buenísima, yo me pondría ración doble si me apuras. Y si no me apuras también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Isabel recuerdo que al principio de participar en desafío en la cocina, propusimos la pavlova, y la verdad es que me costó muchísimo que me quedase decente, está muy rica porque a mí el merengue también me gusta mucho, y como tú dices combinada con fruta riquísima, pero la encontré súper difícil, se me quedaba el merengue pegajoso,
    Imagino que como también de esto hace muchos años, ahora le he cogido un poco de mano y seguro que me saldría mejor, descartado que no como a ti porque tú tienes una mano para todo... pero sobre todo para los dulces, que alucino
    Te ha quedado preciosa y segurísimo que rica a más no poder
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Por favor, Isabel que mano tienes para la repostería!
    Me has dejado impresionada con esta pavlova de merengue y mandarina...es espectacular.
    La puesta en escena alucinante y no dudo que tenía que ser un regalo para el paladar.
    Gracias por la receta aunque no creo que me salga ni la mitad de bien
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Isabel qué preciosidad de tarta, con ese aire vintage que te caracteriza y la mandarina, la has hecho única, aunque yo no soy muy de merengue, no dudaría ni un instante en comer un buen trozo de tu pavlova, la mandarina me encanta y si además la nata reduce el dulce empalagoso que caracteriza al merengue, mejor para mí.
    Es un placer venir a verte, siempre nos regalas momentos exquisitos que nos hacen la tarde mucho más agradable, pena me da no tenerte cerquita, seguro alguna vez tendrías la generosidad de invitarme a merendar contigo, alguna cosita rica, aunque no sea merengue, Jajajaja…
    Besos, feliz tarde

    ResponderEliminar
  5. Hola Isabel, qué maravilla con este merengue, es una tarta buenísima, y además muy vistosa con estas mandarinas encima, te ha quedado muy bonita, de buena gana me llevaba yo un trocito para aprobarla. Me gusta mucho, besos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Isabel, como te puede salir todo tan perfecto!? Y las fotos, espectaculares! 🤗🤗🤗

    ResponderEliminar
  9. Hola Isabel. Esta tarta siempre me ha llamado la atención por su manera de hacerla y por lo rica que está.
    La he hecho en una ocasión y de eso hace ya unos 7 años. El relleno era distinto ya que el mío fue de nata trufada porque lo cierto es que la nata me encanta jj.
    Esta que has hecho con esa crema tan deliciosa de mandarina que ahora ya comienzan a estar en su apogeo promete ser toda una tentación irresistible. Te puedo asegurar que iba a dejar el plato como una patena. La boca se me ha hecho agua al imaginar su sabor. Sin duda exquisito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Isabel !
    Qué tarta tan deliciosa has preparado con ese merengue y la crema que no me puede gustar más . Buena idea coronarla con la nata , ante imprevistos, soluciones sobre la marcha y esta me parece muy apropiada .
    El otro día me pidió mi nuera que le hiciera una , pero aún no se la he hecho porque llevamos cinco días de lluvia intermitente y de momento va a ser para seguir , así que tenía pensado elaborarla el finde , pero si sigue así el tiempo va a ser que no, porque el merengue se me quedaría fofo seguramente.
    Bueno lo dicho , que me encanta tu propuesta y que con tu permiso , me llevo mi trocito virtual.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Isabel! Ni he probado ni he hecho este postre. El merengue necesita su tiempo, y cierta maña y creo que no es mi momento para la pavlova.

    Por cierto yo odio la nata montada. Ya somos dos. No me gusta en los roscones (antes los prefiero vacíos) y no me gusta acompañar ni decorar ningún postre con ella. No me gusta montada en casa ni mucho menos esa de spray con la que cubren postres en sitios que se hacen llamar restaurantes.

    Pero creo que has hecho un buen uso de ella para darle ese aspecto tan maravilloso a tu postre que bien merece estar presente en cualquier celebración.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  12. Que preciocidad de pastel, aunque a mi el meringue no me va mucho me comeria un pedazo agusto, ya que todo lo otro me encanta.
    B7

    ResponderEliminar
  13. Hola Isa!
    Me encanta esta tarta y al igual que tu, la he hecho más veces y nunca la he publicado, le tendré que poner remedio después de ver la tuya, además, también coincidimos en que me gusta más el merengue que la nata, pero con ella, has salvado con nota esta magnifica tarta.

    Te ha quedado genial y con la crema de mandarinas, es todo un puntazo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Hola! Menuda pinta tiene, seguro que esta súper rico. Me encanta el merengue. Besos

    ResponderEliminar
  15. Que preciosidad tu presentación.
    1 saludito

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!