miércoles, 6 de febrero de 2019

Patatas Duquesa


Esta es una receta que siempre me ha llamado la atención, tanto por el nombre como por su presentación. No sé mucho de porqué se llama así, sólo que es una elaboración de la gastronomía francesa, pero no sé a qué es debido su nombre, aunque quiero imaginar, que fue una receta hecha exclusivamente para una duquesa.





Esta es la típica receta que está en casi todos los libros antiguos de cocina, por lo menos, es ahí donde yo siempre he visto estas patatas. La primera vez, fue en unos libros de cocina que tenía mi madre, y ahora tengo yo, que los regalaban por la compra de una conocida margarina, o los pedías a contrarembolso, no lo sé, yo desde que lo recuerdo, rondaban por mi casa, y a raíz de ello, fue también mi primer contacto con la cocina, pues desde siempre, me ha gustado ojear cualquier libro con fotos (o dibujos, pues era muy pequeña) cómic o  revista, fuera de lo que fuera, pasaba las horas muertas viendo fotos, pues siempre me ha encantado ver fotos, sobre todo antiguas.


Es una receta muy fácil de hacer, pero a la vez, muy elegante, ideal como acompañamiento, sobre todo si es para una cena o comida especial, como si viniera la mismísima duquesa a comer, ja, ja.


Y mirad qué delantal tan maravilloso me ha tocado en el sorteo del cumpleblog de Esther, del blog Con Gorrito y Delantal, no me digáis que no es precioso, ¡¡y hasta le va a mi cocina!! Hecho con un gusto exquisito, como todo lo que hace, pues sólo el saber que está hecho por ella misma, para mí ya es todo un plus, tiene una valor distinto, no se paga con nada.


Lleva también un agarrador, el delantal es regulable en el cuello y la calidad de la tela es buenísima, además de lo bonito que es, con ese aire vintage. Sólo puedo decirte que me encanta, que me dejaste sin palabras cuando lo vi, pero sabiendo que venía de ti, Esther, sabía que el regalo me iba a enamorar. Si aún no conocéis Esther, estáis tardando en ir a visitarla, pues no sólo tiene un blog de cocina de lo más original y divertido, Con Gorrito y Delantal, también tiene otro, donde plasma todo ese buen hacer que tienen sus manos, y donde comparte cualquier tipo de manualidad, simplemente sorprendente, Flor de Diy´s. ¡¡Miles de gracias Esther!!


INGREDIENTES: 4 personas  DIFICULTAD: Fácil  PREPARACIÓN: 15 min  COCCIÓN: 1 hora

-600 gr de patatas (mejor si son viejas porque sueltan más almidón)
-50 gr de mantequilla
-3 yemas
-25 gr de avellanas tostadas peladas
-pimienta y sal

1. Lo primero que vamos a hacer es pelar y lavar las patatas. Trocearlas si queréis que se cuezan antes. Ponerlas en una olla con agua y sal al gusto. Las coceremos hasta que estén tiernas 30-40 min. 


2. Una vez estén las patatas cocidas y tiernas, escurrir bien el agua y chafar las patatas con un tenedor. Es mejor no hacerlo con la batidora para que no suelten agua. Incorporamos también la mantequilla troceada, un poco de sal y pimienta. Chafamos hasta conseguir un puré.


3. Dejamos entibiar un poco y añadimos las yemas una a una y mezclamos rápidamente para que la yema no cuaje.


4. Precalentamos el horno a 180º C. Mientras el puré se enfría un poco, partimos las avellanas finamente con un cuchillo.


5. Forramos una bandeja con papel de horno e introducimos el puré de patata en una manga pastelera con una boquilla en forma de estrella. Hacemos ocho montones grandes de puré de patata con la manga (hay que gastar todo el puré). Separaremos los montones entre sí, porque al hornearse suelen extenderse hacia los lados un poco.


6. Espolvoreamos con las avellanas troceadas y bajamos con ellas un poquito el pico que hemos hecho con la boquilla, para que las avellanas queden mejor por encima. Horneamos con calor arriba y abajo a 180º C durante 10-15 minutos o hasta que los veáis un poco dorados por los bordes. Mejor si servimos enseguida.



NOTA: como para esta preparación sólo necesitas las yemas, puedes congelar las claras, metidas en una bolsita bien cerrada te durarán meses en el congelador.



29 comentarios:

  1. Que delicia de receta Isabel!!!!
    Aunque he de decirte que a veces me gustan tanto o más estas preciosas gotos que acompañan e ilustran las recetas. Una belleza, como en este caso....cada detalle resalta estas riquísimas patatas.
    Y me has hecho recordar esos libros de cocina antigüos que tanto me gustaba ojear o los decesa famosa margarina que aún conservo. Aunque empecé a cocinar ya madurita, jaa, jaa
    Un abrazo muy cariñoso y mi felicitación por esta bonita entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias Nines!! Bueno, yo también empecé a cocinar ya de mayor, desde que convivo con mi marido, pero la repostería si la empecé de jovencita, me encanta, bueno, ya sabes, que lo mío es hacer dulces, ja, ja. Y si me llamaban la atención precisamente estas patatas, es por la forma que tiene de un merengue de esos de las pastelerías, que luego van gratinados. Por cierto, buen libro el de la margarina, je, je. Besitos.

      Eliminar
  2. Hola Isabel, felicidades por ese regalo tan útil y bonito que te a regalado Esther, tiene unas manos de oro y siempre se lo digo.
    Ahora a disfrutarlo!!
    Sabes las patatas duquesa siempre me han llamado mucho la atención y fíjate que cuando tengo invitados pienso en hacerlas pero al final no me atrevo por si no me quedan bien, pero veo que son fáciles de hacer y además te han quedado súper bonitas, bueno como todo lo que haces.
    Me encanta ese toque de las avellanas por encima buena elección.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Raquel!! Es verdad, todo lo que hace Esther es fascinante, ¡¡y la paciencia que tiene!!
      A mí me pasa igual, siempre me han llamado la atención estas patatas, y sí que son muy fáciles de hacer. Yo no tengo mucha maña con la manga pastelera, y no es que me salieran unos montones muy bonitos que digamos, se aprecia bien en las fotos que están sin hornear, pero es que en el horno, todo se vuelve siempre magia.
      La verdad es que para ponerlo en una mesa con invitados, es ideal, pero de sabor es muy normalito, no deja de ser un puré de patatas horneado, así que si alguna vez lo haces, que esté sabrosillo de sal y pimienta, porque lo demás, no deja de ser un sabor un poco neutro pero interesante. Besitos.

      Eliminar
  3. Isabel ya vi la semana pasada en el blog de Esther tu regalito, ¡qué preciosidad! Y con el plus de estar hecho por ella misma. Esas cosas tienen mucho valor, aunque no sea económico, valen un Potosí, porque se hacen de corazón, y con mucho arte,algo que Esther tiene y mucho.
    Me encantan las patatas Duquesa, un bocado exquisito de la Cocina Clásica, y que a día de hoy con tanto sushi y tanta espuma de cosas raras, se está perdiendo, es extraño encontrarlas en ningún restaurante, y en los que las ves, suelen ser en su mayoría precocinadas y congeladas, que no tienen comparación con las naturales.
    Yo las conozco de toda la vida, pero quién me enseñó a hacerlas fue mi marido, que en su trabajo las ponían como guarnición en los menús de eventos allá por los '80/'90, hoy la cosa ha cambiado mucho y la patata ha sido relegada a un segundo plano en la alta cocina, y ya puedes ver de todo en el plato menos un puré tan bonito presentado, porque será clásico, pero a todo el mundo le gusta. Al menos a mí, que prefiero mil veces comer una duquesa a un espumarajo con aires de mar del norte, jajaja.
    Me encanta tu cocina, ese rincón con la mesa debe ser muy acogedor, perfecto para tomarnos un cafecito mientras horneas un bizcochito, jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Concha!! Es verdad, las patatas duquesa han dejado prácticamente de existir, tanto en los restaurantes como en los nuevos libros de cocina, y eso que muchos siguen tirando de clásicos, que tampoco es que inventen nada bueno y nuevo. Pero, es que, la elegancia en la mesa, también ha decaído un poco. Yo no he probado muchas espumas de esas, no voy mucho (o nada) a ese tipo de restaurante, más que nada porque mi bolsillo tampoco me lo permite mucho, ja, ja. Y respecto al sushi, bueno, a mí tampoco es que me encante precisamente, depende del restaurante, pero eso no puedes decir que es moderno, ja, ja, que ese si que siglos años en la cocina asiática, pero bueno, es verdad que ahora se ha puesto muy de moda por estos lares.
      Gracias por el rinconcito de mi cocina, es donde desayunamos, comemos y cenamos. Para mí es un sitio muy especia, bueno, mi cocina entera, ya sabes, donde hago mis pastelitos, je, je. Besitos.

      Eliminar
  4. Hola Isabel. Muy bonito el regalo que te ha tocado en el sorteo. La verdad es que es precioso, se nota que Esther es además de estupenda cocinera una extraordinaria artista en manualidades.
    Igual que tú en la cocina. De un plato con contados ingredientes has conseguido una maravilla de presentación, se nota como manejas la manga pastelera jj, yo todavía no he hecho prácticas ni sé como funciona jj.
    Yo también tengo un libro antiguo de cocina, era de mi madre y aún tiene algunos garabatos hechos por mí cuando era pequeño jj y de eso hace ya bastantes años. Voy a mirar, por curiosidad, si vienen estas patatas. Te han quedado perfectas y como bien dices dan un toque sensacional al plato conque quieras acompañarlo. Deben estar muy ricas estas patatas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Juan!!No te creas, no soy muy de manga pastelera, pero esta receta, por muy churretones que te haya salido con la manga, se expanden un poco mientras se hornean y quedan luego muy bonitos.
      Si tienes un libro de cocina clásico y antiguo, seguro que están estas patatas, yo recuerdo verlo en prácticamente todos los libros antiguos, y ya ves, la receta facilísima. Besitos.

      Eliminar
  5. A mi también me han llamado la atención estas patatas desde que las conozco que no te creas que es tanto tiempo, quizás desde que tengo el blog, y aunque no sean más que un puré, no me he puesto nunca a hacerlas, no me preguntes porqué. Son un acompañamiento de lujo, de los de lucirse como anfitriona, y si tienes buena mano con la manga pastelera, quedan muy festivas. Con esa mesa que has preparado tan fina y el delantal que te ha enviado Esther, vas a quedar como una reina, además de lo rico que está todo lo que haces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Querida Isabel, no te lo vas ni a creer...jajaja! lo que son las cosas... El otro día, el domingo por la tarde, vaya. Ojeaba un viejo librito de cocina, que tengo hace años, con recetas solo de patatas, y vi esta receta, las duquesa y pensé: "con lo bonitas que son y aún no las tengo en el blog..." y me dije: "a ver si mi animo a prepararlas, algún día, pues son una receta clásica que deben estar en un blog vegetariano..." jajaja" Y hoy nos sorprendes con estas preciosidades... porque bonitas te han quedado, y mucho!!! Así, que ya no tengo excusa que las debo hacer para mi Olla... eh?

    Qué bonito el delantal, es simplemente divino, y único, pues Esther tiene una creatividad y unas manos para las labores, muy especial; ya lo vemos cada semana en su blog. A mi me encanta, enhorabuena, por haberlo ganado!!

    En cuanto a tu receta de hoy, he de decirte que me encanta, no solo la receta en sí, sino esa presentación tan cuidada, delicada y majestuosa que le has dado, digna de la mesa de una duquesa... Te felicito amiga, pues tus fotos inspiran mucho amor y cariño por todos los detalles y por cada receta que preparas y eso es precioso.

    Te mando un beso, y nos vemos prontito.

    ResponderEliminar
  7. Hola Isabel,
    ¡Vaya patatas ricas nos has hecho!.
    No las he preparado nunca porque lo de la manga pastelera no se me da muy bien.
    Pero vaya, un día voy y me pongo :)
    La patata bien condimentada es un lujo, con avellanas ha de quedar muy bien.
    Y se me ocurre también con piñones tostados, o con virutas de trufa.
    Como siempre tus fotos, una preciosidad.
    Y como no conozco el blog de Esther, allí que voy, que si es como su delantal y manopla... un lujo!.
    Buenas noches :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Isabel, no sabia que las claras se podían congelar, yo siempre las he terminado tirando cuando solo necesito las yemas.
    La receta me ha encantado y quedan preciosas y no quiero ni pensar lo ricas que deben de estar. Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola!!
    Cómo has subido de categoría a las patatas con ésta receta, si es que se comen con la vista de lo preciosas que están; bueno y con la presentación tan cuidada y elegante de tu mesa! además que deben estar deliciosas con el toque de las avellanas:) No sé si serían para una duquesa... si te digo que me fuí corriendo a mirar en mis libros a ver si decían algo de su origen, pero no... También tengo ganas de prepararlas algún día, así practico con la manga pastelera, que falta me hace.
    ¡¡Muchísimas gracias por tus palabras, tan llenas de cariño, me has emocionado!! y el que sepas apreciar el trabajo que conlleva lo hecho a mano. De verdad que me alegra que esta sorpresita te gustara, qué bien queda en tu bonita cocina!
    Un besote bien grande, Isabel! yo me voy tan contenta y agradecida a todos (por la parte que me toca ;-)

    ResponderEliminar
  10. Hay que hacerlas si y si, como guarnición me encantan y eso solo verlas.Bsssss

    ResponderEliminar
  11. La de tiempo que hace que no las tomo, y mira que me gustan. Te han quedado muy bonitas y elegantes además son un acompañamiento perfeto para un montón de recetas.Un beso :)

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Isabel! Qué bonitas te han quedado las patatas así... no las conocía... o no me acuerdo haberlas visto, pero ya no se me olvidan seguro, porque me han encantado... Lo bien que quedan para acompañar cualquier plato y lo elegante que son, normal que se llamen Duquesa... Seguramente, hace años las servían así en los palacios... si es antes, tenían muy buen gusto...
    ¡Muchas felicidades por el premio! Es precioso el delantal y la manopla... que pena no haberme enterado del sorteo de Esther... Es que no me da la vida para mucho más... Esta semana, estoy en casa por la mañana y no hay quien me despegue del ordenador... ¡ya tenía ganas! jajaa... Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hola Isabel, después de felicitarte en las pasadas fiestas, por aquí estoy de nuevo para disfrutar con tu excelente cocina. Hoy nos traes una riquísima receta tradicional, de Patatas Duquesa, a mi me encantan, lamento que estén ausentes del circuito gastronómico. Que pases un buen día. Bstes.

    ResponderEliminar
  14. Hola Isabel! Sabrás que esta receta me recuerda a mi mamá. Ella las hizo una vez en casa, hace mucho tiempo, las vió en un programa de tv y salió a hacerlas, ella muy oronda con sus "papitas duquesa", es la única vez que las he comido, creo que alguna vez tengo que hacerlas y vendré a ver tu receta para hacerlas tal cual. Me gusta que le agregas frutos secos para decorar.
    Felicidades por este premio, hermoso el delantal, la tela me encanta! Ya voy a visitar el blog de Esther pues no la cocnocía.
    Un beso y gracias por traerme este recuerdo con esta receta!

    ResponderEliminar
  15. Estupendas con el crujiente de las avellanas.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  16. Isabel, te han quedado Preciosas estás duquesas, es verdad que es un poco de los años 60 o 70, también andaban por la cocina esos libros que mi madre no miraba jamás, no le gusta la cocina para nada. Admira a quien cocina por gusto y por supuesto le gusta comer muy bien.
    Yo tampoco sé porque se llaman así, nunca las he probado confrutos secos por encima en plan top y me gustaría probarlo. Es un plato sencillo y tradicional. Me encantan tus fotos.
    Besos grandes

    ResponderEliminar
  17. Se me olvidó comentarte del delantal, precioso y sobre todo útil y mono. Ahora voy a visitar su blog. Más besos

    ResponderEliminar
  18. Que bonitas,con lo bien y ricas que tiene que estar yo les voy a subir de rango y les llamo "Patatas Princesa"........nada mejor para estrenar ese "MANDIL " tan bonito
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  19. Hola Isabel, es cierto que es un clásico, pero con ese toque de avellanas y tu mano , te han quedado preciosas, que maravilla hija
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Isabel, creo que esta receta es todo un clásico y que todos los que hemos sentido alguna vez curiosidad por la cocina hemos visto en los libros de recetas como "receta básica" o "de cabecera". Claro que tú le has dado una presentación inmejorable, no sé qué duquesa habrá ido a comer a tu casa, pero se habrá quedado con la boca abierta jajaja

    Y felicidades con el premio, te veo más que ilusionada

    Abrazos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  21. Hola Isabel,
    Pues ¿sabes lo que más me ha llamado la atención de tus fotografías? Los platos ¡jajajaja!. Son muy parecidos a unos que me trajo una amiga de un mercado de Estocolmo. Los míos son más llanos pero el detalle del dibujo es casi igual.
    No lo creerás pero nunca he hecho esta receta. Ya ves... y te diría que nunca la he probado... así que te puedo decir que me ha gustado mucho.
    Referente al regalito del sorteo ¡Qué suerte has tenido!, además Esther tiene unas manos para las manualidades/costura/ y todo lo que se plantee que siempre acaba consiguiendo dejarme con la boca abierta. ¡Precioso! da penita hasta estrenarlo. ¡Muchas Felicidades!
    Un achuchón.
    Sil

    ResponderEliminar
  22. Hola Isabel!! Que nididtos tan vistosos y sencillos, seguro que en alguna cena se los puedo poner a los niños y sorprenderles. Gracias por la receta;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  23. Querida Isabel, no se si por el nombre de las patatas o por tu buen gusto (seguro que es por esto), has decorado la mesa de forma elegante y preciosa. Las fotos te han qu3dado genial. El paso a paso de la receta está muy buen explicado , como acostumbras a hacer. Te mando mil 👏👏👏👏👏. 😙😙😙😙😙

    ResponderEliminar
  24. ¡¡¡Ay estas patatas las solían hacer en mi casa para!!! acompañar platos de carne, recuerdo que a todos nos encantaban, me han entrado unas ganas grandes de volverlas a preparar siguiendo tu receta, te han quedado preciosas. un beso

    ResponderEliminar
  25. Buenos días Isa! Ya sé que no son horas de venir a degustar estás delicias que a mí personalmente me encantan y aunque según tu, esten anticuadas, en mi cocina siguen actuales, las hago y nos encantan.
    Te han quedado preciosas y las fotos, lindas, lindas.
    Así que felicidades dobles, una por la receta que dicho sea de paso, me encanta la cocina tradicional y otra por ese bonito regalo. Sí es que la que vale, vale.
    Un besazo

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por la visita!! Me encantaría que me dejaras un mensaje y me comentes si te ha gustado la receta. Si tienes alguna duda, también me puedes escribir al siguiente correo rescalvo7@gmail.com
Por cierto, no participo en cadenas de premios, ¡¡gracias!!